Recomiendan muerte francotirador

VIRGINIA BEACH, Virginia, EE.UU. (AP).- Un jurado recomendó ayer lunes que John Allen Muhammad sea sentenciado a muerte luego de ser hallado culpable de haber planeado los asesinatos por disparos de francotirador que aterrorizaron a la capital estadounidense el año pasado.

Mientras se leía la decisión, Muhammad mantuvo la misma expresión impávida que ha mostrado durante todo su juicio.

El jurado deliberó cinco horas en dos días y el lunes avisó que había llegado a un veredicto contra Muhammad, un veterano de guerra de 42 años que le pidió a la policía que lo llamara Dios en octubre del 2002.

El mismo jurado lo había declarado culpable hace una semana por el asesinato de Dean Harold Meyers, un hombre de 53 años que murió por un impacto de bala a la cabeza el 9 de octubre del 2002, mientras cargaba gasolina en una estación de servicio de las afueras de Washington.

La recomendación del jurado no es final.

El juez federal LeRoy F. Millette Jr. puede reducir la sentencia a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional cuando Muhammad sea formalmente sentenciado, pero los magistrados de Virginia raramente toman esa determinación.

El jurado concluyó que los demandantes probaron al menos uno de los dos hechos graves que conducen a la pena de muerte: que Muhammad representará una amenaza en el futuro o que sus crímenes fueron infames y sin sentido.

Fue condenado a muerte por las dos acusaciones por las que fue encontrado culpable el lunes pasado: múltiples asesinatos en un plazo de tres años, y asesinato como parte de un complot terrorista.

“Como dijimos desde el principio, la pena de muerte está reservada para lo peor de lo peor”, dijo el fiscal Paul Ebert. “Creemos que el señor Muhammad entra en esa categoría y pensamos que el jurado está de acuerdo”.

Jonathan Shapiro, abogado de Muhammad, dijo que la defensa no tenía problema alguno con los jurados, “quienes aplicaron la ley tal como se les fue explicada”. Pero agregó: “Tenemos profundas discrepancias con cualquier sistema que permita la muerte como castigo”.

Los fiscales han presentado a Muhammad como un asesino implacable que se desempeñó como “capitán de un equipo de asesinos” que incluyó al otro acusado, el joven Lee Boyd Malvo.

Presentaron evidencias de 16 ataques a tiros, entre ellos los que mataron a 10 personas, en los estados de Maryland, Virginia, Alabama, Luisiana y la ciudad de Washington.

“Algo seguro es que se complacían aterrorizando a la gente”, sostuvo Ebert. “Gozaban al matar a la gente y esa es la clase de hombres que no merecen estar en la sociedad”.