Reconocen gravedad de cambio climático

POR MANUEL JIMENEZ
El Grupo de Río y la Unión Europea reconocieron ayer en una declaración conjunta que el cambio climático es un desafío de este siglo y que su tratamiento demanda una acción concertada por parte de la comunidad internacional.

La declaración se produjo poco después de que la Canciller de Ecuador, Fernanda Espinosa, advirtió que de no reducirse las emisiones de gases con efecto de invernadero el hemisferio se está exponiendo a una más frecuente e intensa temporada de huracanes, el derretimiento de los glaciales, inundaciones y la subida en el nivel de los océanos. De igual manera, la Unión Europea dijo que ha asumido el compromiso de reducir en un 20 por ciento sus emisiones de gases para el año 2020 e instó a las naciones industrializadas y de economías emergentes a trazarse igual meta.

Los cancilleres resaltaron la necesidad de contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de desarrollar estrategias y acciones de adaptación a sus impactos, con atención especial a las poblaciones más pobres de los países en desarrollo, que serán afectadas de manera particularmente severa.

Por otra parte, acordaron reforzar la cooperación en caso de desastres naturales, aumentar la eficacia de la asistencia y reducir la vulnerabilidad de los países de América Latina y el Caribe ante estos fenómenos que perjudican los esfuerzos nacionales y regionales de desarrollo.

En el marco del Plan de Acción de Montreal,  manifestaron su decisión de trabajar en favor del fortalecimiento del régimen internacional de cambio climático, a la luz del principio de responsabilidades compartidas pero diferenciadas, siguiendo dos carriles paralelos y complementarios: del diálogo sobre acciones de cooperación de largo plazo para enfrentar el cambio climático; y de la negociación de un segundo período de compromiso para el Protocolo de Kyoto, con metas más ambiciosas para los países del hemisferio.

La declaración fue emitida al término de la XIII Reunión Ministerial del Grupo de Río-Unión Europea que sesionó el viernes en Santo Domingo con la presencia de representantes de al menos 60 países del hemisferio.

ECUADOR

La Canciller de Ecuador, Espinosa, quien presentó el tema sobre Cambio Climático en el marco de la cumbre, advirtió que Europa tiene todas las de perder si  no actúa rápido para cortar las emisiones de dióxido de carbono e invierte en fuentes más amigables de energía.

Destacó que en el último siglo la temperatura mundial ha amentado en 0.6 grados Celsius y el cambio climático ha dejado de ser un augurio, una exageración o una amenaza para convertirse en una realidad irreversible. La canciller ecuatoriana advirtió que si no se toman acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que sucederá en el mundo, y en especial en la región, está a la vista como lo demuestran la frecuencia e intensidad de los huracanes, el derretimiento de los glaciares, la subida en el nivel de los océanos, las inundaciones, así como la ola de calor y sequía en determinadas regiones del planeta.

La ministra entiende que el cambio climático va a requerir de decisiones políticas, éticas y responsables basadas en una reflexión profunda sobre las causas de insustentabilidad y sobre el desafío de pensar en nuevos caminos para el desarrollo, así como de patrones de reducción y consumo sostenibles.

LA UNION EUROPEA

En el marco de los debate sobre el tema, La Unión Europea expresó serias preocupaciones por el calentamiento global e instó a los países de economías desarrolladas y emergentes a reducir sus emisiones de gases.

Benito Ferrero, alta comisionada de la Unión Europa, invito a los países desarrollados y de economías emergentes a imitar el gesto de la UE que ha asumido el compromiso de reducir sus emisiones de gases en un 20 por ciento para el año 2020.

En tanto representantes de América Latina como Panamá y Brasil favorecieron que se intensifiquen los programas para la producción de etanol y otros bio-combustibles como forma de ir reduciendo la dependencia de la región del petróleo.

Ferrero, quien habló en una sesión de la XIII Reunión Ministerial del Grupo de Río-Unión Europea celebrada el viernes en Santo Domingo, anunció que está coordinando para junio próximo la celebración en Bruselas de un seminario internacional sobre Bio-combustibles al que asistirá el presidente de Brasil, Ignacio Lula Da Silva.

Ferrero dijo que las emisiones de gases de los países desarrollados están creciendo con rapidez y se prevé que puedan alcanzar hasta el 50 por ciento.

“Deberían reducir el ritmo de sus emisiones y reducirlas también en el 2020 en un 20 por ciento, recalcó la funcionaria de origen austríaco.”,

La Viceministra de Relaciones Exteriores de Italia, Patrizia Sentinelli, intervino en los debates para advertir que el calentamiento del planeta tendrá consecuencias dramáticas para los países pobres más expuestos a la deforestación, la desertificación y la falta de agua potable. Dijo que estos fenómenos están siendo fuentes de conflictos y desigualdades en varias zonas del mundo.

“La situación nos obliga a todos nuestros países a hacer políticas sobre cosas más concretas y con mayor valentía ´para reducir las emisiones de carbono con efectos invernaderos”, dijo Sentinelli, quien favoreció la creación de una agencia especial en adición a los mecanismos que ya existen en el marco de las Naciones Unidas.

La Vicecanciller italiana favoreció también un mayor intercambio de tecnología limpia y que todos los países industrializados y emergentes se “monten en el mismo barco” de la Unión Europea y tomen la responsabilidad de reducir sus emisiones.