Recuperación del crecimiento con estabilidad

RAMÓN NÚÑEZ RAMÍREZ
A pesar de los pesimistas pronósticos de ciertos economistas comprometidos con el desastre erigido en la administración anterior y a pesar del repetido argumento de la “falta de circulante” o del supuesto estancamiento de las actividades comerciales, las principales cifras al cierre del primer trimestre revelan que la economía dominicana avanza de manera sostenida hacia la recuperación del crecimiento  con estabilidad.

De “milagro económico” titularon algunos medios escritos los resultados preliminares del primer trimestre presentados el pasado viernes por el Gobernador del Banco Central el licenciado Héctor Valdez Albizu. Efectivamente los datos revelan que a pesar del ajuste fiscal y monetario, derivado de un acuerdo con el FMI que las autoridades se han esmerado en cumplir, el sector privado comienza a reaccionar a los signos de estabilidad y confianza, manifestándose en el crecimiento de las principales actividades productivas.

El PIB creció un robusto 4%, impulsado por el incremento de 11.6% en la actividad comercial, turismo 9.4%, agropecuaria 3.70%, la manufactura 4.5%(incluyendo zonas francas con 3.5%) transporte 7.90% y  las comunicaciones con 19.70% se mantienen como el sector líder en tasa de crecimiento en los últimos años.

El mayor indicador de la recuperación lo representa el incremento de 29% en las importaciones, restando el petróleo, así como el aumento de la actividad comercial por 11.6%, lo cual desmiente la percepción,  alimentada por opositores al gobierno, de una economía estancada, sobreajustada y que ha sido “secada” de circulante. La evolución de una serie de variables económicas en este primer trimestre, en comparación con el período similar del pasado año, permite definir la frontera entre  el desastre económico y el inicio de la recuperación de la estabilidad y el crecimiento.

El cumplimiento de todos los topes y metas del programa con el FMI en la primera revisión de marzo, los resultados correspondientes al comportamiento del PIB y la recta final de la renegociación global de la deuda externa representan elementos fundamentales para consolidar aun mas los excelentes niveles de confianza de los agentes económicos y los mercados financieros.

Una tasa de cambio anclada por debajo del 29×1 y un crecimiento trimestral del índice de precios al consumidor de apenas 0.75%, a pesar de los elevados precios internacionales del petróleo, revelan el impacto de una política monetaria y fiscal racional, mientras la autoridad monetaria adquiriendo dólares en los mercados cambiarios, sin presionar al alza la tasa de cambio, ha podido aumentar las reservas brutas desde US$555.3 millones en agosto 16 del 2004 a US$1,319.2 el 18 de abril de este año, para un incremento de 137.5%, mientras en ese mismo período las reservas internacionales netas, de acuerdo a la definición del FMI, han aumentado 206%, pasando de US$331.6 a US$1,015.7 millones, permitiendo al país exhibir ante los mercados financieros una excelente recuperación en su posición de reservas.

Evidentemente, como correctamente expuso el Presidente Leonel Fernández ante la Asamblea el pasado 27 de febrero, la economía dominicana es equivalente a un paciente que salió de cuidados intensivos y se encuentra  en fase de recuperación, pero  todavía no ha llegado el momento para darle de alta. Y no ha sido dado de alta porque todavía faltan elementos para garantizar la sostenibilidad de la recuperación, a saber una reforma fiscal y el desmonte del stock de certificados del Banco Central.

En relación a lo ultimo el Banco Central han logrado reducir para este año el monto del déficit cuasi-fiscal gracias a la modificación del perfil de esta deuda, disminuyendo sustancialmente la tasa nominal de estos instrumentos y extendiendo los períodos de vencimiento, mientras avanza en el perfeccionamiento de los mecanismos institucionales para la realización de los activos de los bancos quebrados, del propio Banco Central y los que en su momento aportará el Gobierno Central. Por supuesto, será necesario una reforma impositiva global para preparar la economía al reto del tratado de libre comercio con los EU y Centroamérica y que, simultáneamente, aporte el superávit presupuestario necesario para contribuir al desmonte gradual del stock de certificados.

En conclusión estos resultados trimestrales, simultáneamente con el cumplimiento de los topes y metas del programa, representan pasos firmes de avances en la consolidación del equilibrio macroeconómico y la vuelta a tasas elevadas de crecimiento como en los cuatro años del anterior gobierno del doctor Leonel Fernández.
ranr14@hotmail