Recuperación forense

SERGIO SARITA VALDEZ
El día 7 de septiembre de 2004 fueron posesionadas las nuevas autoridades del Instituto Nacional de Patología Forense. Ninguno de los presentes en aquel triste momento llevaba mascarilla muy a pesar del nauseabundo y fétido ambiente que aquí se respiraba. Si grande era el hedor peor era la visión de la morgue donde yacían tirados en el suelo cadáveres putrefactos drenando pestilencia y rodeados de millones de moscas. Se trataba de una escena como para hacer huir al más valiente de los intrépidos.

Todos y cada uno de los que aceptamos el reto de higienizar, adecentar, dignificar y rescatar este centro de investigación de muerte sabíamos del riesgo, los sinsabores, tropiezos y obstáculos con los que nos enfrentaríamos. Sin embargo, no nos amilanamos ya que estábamos conscientes del compromiso que asumíamos al aceptar la designación con la que nos honraba el excelentísimo Señor Presidente, doctor Leonel Fernández Reyna. Nuestros objetivos debían estar en concordancia con la fe y la esperanza que ha cifrado el pueblo de que la presente gestión de gobierno peledeísta lo sacará del atolladero, el retroceso socioeconómico, el caos  y la inmoralidad  en que las recién pasadas autoridades gubernamentales lo sumieron.

A solamente 79 días de la toma de posesión podemos ya mostrar los siguientes logros en Patología Forense:

1)      Higienización y reparación del edificio y sus alrededores

2)      Pintura exterior e interior de la sede

3)      Reparación de la nevera de cadáveres

4)      Instalación de dos unidades de aire acondicionado central para la morgue

5)      Adquisición de dos plantas eléctricas de emergencia de 55 kilos cada una

6)      Adquisición de una ambulancia nueva completamente equipada para trasladar el equipo técnico forense a la escena donde ha ocurrido una tragedia

7)      Pago de deudas atrasadas

8)      Procesamiento de centenares de los miles informes forenses pendientes de elaboración e interpretación dejados por la anterior administración

9)      Reorganización del personal técnico y administrativa para una mayor eficiencia y transparencia de los servicios

10)  Mejor coordinación de labores entre los médicos legistas y Patología Forense

11)  Rescate del programa de entrenamiento y enseñanza de los médicos residentes de Medicina forense

12)  Agilización de las autopsias y sus resultados

13)  Elaboración semanal y mensual de los informes de trabajos forenses y las atenciones en el Centro de la Mujer y Niño Maltratados

14)  Depósito de los planos en la instancia correspondiente para la construcción de un moderno edificio para un Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses

15)  Reactivación del proyecto de apertura de los centros regionales de medicina forense para el sur, este, nordeste y noroeste del país

Expresamos  las gracias por la colaboración decidida y persistente del titular de la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social, doctor Sabino Báez; y la del Señor Procurador General de la República doctor Francisco Domínguez Brito. Sin la ayuda de ambos no hubiésemos sido capaces de mostrar estos enormes logros en tan poco tiempo. No menos importante ha sido la cooperación brindada por la Jefatura de Policía Nacional en la persona de su actual incumbente, el Mayor General  Dr. Manuel de Jesús Pérez Sánchez. Así mismo, deseamos destacar la contribución de las autoridades edilicias de nuestro honorable Ayuntamiento del Distrito Nacional y la del Cuerpo de Bomberos en todo lo referente a la higienización del área.  Valoramos y agradecemos el apoyo que los distintos medios de comunicación nos han brindado en esta titánica batalla en favor del rescate forense.

Finalmente, vaya nuestro público y sincero reconocimiento al extraordinario personal del Instituto quien en cuerpo y alma y sin descanso en las 24 horas ha hecho suya la consigna de nuestro Jefe de Estado quien en su discurso inaugural dijo: “Dominicanos, E” palante que vamos”.