Recuperan decenas de armas ilegales en Haití

PUERTO PRINCIPE  (AFP).- Desde hace tres meses, decenas de armas fueron recuperadas en Haití en el marco de un programa de desarme, desmovilización y reinserción, pero el país, donde la inseguridad sigue siendo un flagelo, todavía tiene más de 200.000 armas ilegales.

“Más de 200 armas de guerra”, fusiles de largo alcance y de asalto de tipo M1, M14, T-60, “y más de 6.000 cartuchos fueron entregados a las autoridades”. dijo a la AFP Alix Fils-Aimé, presidente de la Comisión nacional de desarme, desmovilización y reinserción (CNDDR). “Si pudimos llegar a estos resultados, es gracias a los esfuerzos y presiones combinadas de la misión de la ONU en Haití y de la policía nacional”, agregó.

Según las autoridades, más de 300 miembros de grupos armados, la mayoría de Cité Soleil, se unieron al programa de desarme que les propusieron.

Este movimiento, acompañado de una política agresiva implementado por la ONU desde diciembre de 2006, en acuerdo con el gobierno haitiano, se llevo a cabo en las zonas más peligrosas de Puerto Príncipe y de Cité Soleil. Unos 400 miembros de pandillas armadas fueron arrestados por los Cascos azules que además confiscaron decenas de armas y recuperaron miles de municiones.

A nivel global, la inseguridad disminuyó en la capital así como el número de secuestros, según cifras de la ONU.

Los “desmovilizados”, jóvenes que en promedio no pasan de 23 años, recibieron a cambio de su participación en el programa un beneficio. Si no vuelven a ser perseguidos por la justicia, entran a un programa de formación en un oficio y se benefician de asistencia psicológica por diez meses.

La próxima etapa del proceso de desarme es de recuperar armas de fuego pequeñas, usadas especialmente por secuestradores, y armas defensivas en el sector privado.

“Será necesario y motivador que todos los sectores contribuyan a instaurar un proceso de equilibrio y no discriminatorio de desarme”, dijo el presidente de la comisión nacional, consciente de la dificultad de convencer a los haitianos de abandonar sus armas.

Según un estudio publicado en 2005 por una ONG suiza, más de 250.000 armas ilegales circulan en Haití.

El programa de desarme, desmovilización y reinserción, aunque comienza a rendir frutos, es criticado por organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil.

“Este programa es ineficaz y no se hace con transparencia, puede generar impunidad”, se quejó Pierre Espérance, miembro de la coalición haitiana de derechos humanos. Según él, muchos beneficiarios del programa siguen cometiendo actos criminales.