Reducen poderes de Enrique Bolaños

MANAGUA (AFP).- El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, mantenía este martes total silencio tras la aprobación en primera vuelta en el Congreso de una reforma constitucional que reduce sus poderes y rumores sobre su eventual renuncia.

   “El presidente está analizando y tomando todas las decisiones sobre las acciones que estará emprendiendo en los próximos días”, dijo a la AFP el secretario de comunicación de la Presidencia, Lindolfo Monjarretz.

   El portavoz presidencial no descartó entre las acciones posibles el inicio de negociaciones con las fuerzas políticas representadas en el parlamento, con el objetivo de preservar la gobernabilidad.

   El presidente Bolaños es consciente de la necesidad de un acuerdo mínimo para la gobernabilidad, y “creemos que poco a poco se van dando las condiciones para llegar a ese punto”, dijo Monjarretz.

   El parlamento aprobó la semana pasada en primera vuelta una reforma a la Carta Magna, que quita potestades al Ejecutivo sobre el control de la administración pública, y las traslada al Legislativo.

    El Partido Liberal Constitucionalista (PLC-derecha) y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN-izquierda), con mayoría en el Parlamento, son los impulsores de los cambios.

   El analista político Alberto Saborío advirtió que las modificaciones a la Constitución “apuntan a la desintegración del Estado e infuncionalidad de la administración pública”, dado el comportamiento de la clase política nicaragüense.

   Si a los diputados les corresponde ratificar a los ministros, diplomáticos y otros cargos de importancia, cuando no estén de acuerdo con las personas nombradas por el presidente, por razones políticas, se puede paralizar un ministerio, advirtió Saborío.

   Ante los opositores de la reforma, sus promotores aducen que son regulaciones para que las distintas entidades de Estado trabajen en armonía,  y de ese modo se evite el dominio absoluto de cualquiera de ellas sobre las demás.

   Si uno domina sobre los otros da lugar al advenimiento de la dictadura, expresa la exposición de motivos de la ley aprobada por una mayoría de 74 diputados, de 91 que integran el legislativo.

   En medio del silencio de Bolaños el secretario de la Presidencia, Ernesto Leal, y el jefe de la bancada sandinista, Edwin Castro, se reunieron en privado, sin que trascendieran los temas tratados.

   En tanto, el vicepresidente José Rizo pidió a Bolaños aclarar los rumores sobre una eventual dimisión.

   “Tantos rumores, especulaciones y conjeturas me parece que son desafortunadas, porque causan desasosiego, generan angustias en algunos sectores. Sería oportuno que el presidente brindara declaraciones en ese sentido”, declaró Rizo a la prensa.

   Jorge Bolaños, hijo del mandatario, criticó a los estrategas del gobierno, por el diseño de políticas que han desgastado el capital político y la credibilidad de su padre de cara a la población.

   “De una manera u otra, las acciones o estrategias que se han seguido desde la Presidencia han venido erosionando ese poder político”, lo que ha facilitado que sus rivales políticos, los ex presidentes Daniel Ortega y Arnoldo Alemán, sean más beligerantes, aseguró Jorge Bolaños.