Redujeron labor de vacunación

POR ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
“Es verdad que la prevalencia de la difteria constituye una vergüenza en el país, pero durante el pasado gobierno fueron eliminados numerosos puestos de vacunación”, sostuvo ayer el sub secretario de Salud Colectiva de Salud Pública, doctor Rafael Chiffino.

El funcionario se refirió a los pronunciamientos del jefe de Infectología del Hospital Robert Reid Cabral, doctor Jesús Feris Iglesias, quien señaló que la epidemia de difteria que se registra en el país desde el año pasado ha cobrado 59 muertes de menores, las cuales pudieron ser evitadas si se hubiese aplicado la cadena de vacunación.

Para Chiffino, no ha habido un fracaso de las jornadas, “por el contrario – dijo -, ahora se restablecieron los puestos fijos de vacunación y se buscan los niños menores de cinco años, casa por casa.”

Sólo en lo que va de año se han registrado 23 casos de difteria, mientras que la cifra total del año pasado fue de 122 casos. En total, del 2004 a abril del 2005 se han registrado 59 muertes, para una alta mortalidad de un 41 por ciento y una casuística de 145 infantes.

El 70 por ciento de las muertes ocurrió antes de las 48 horas, mientras el 57 por ciento falleció antes de las 24 horas de estar ingresados en el hospital.

Chiffino aseguró que ha habido una cobertura de vacunación superior al 90 por ciento, e insistió en que en las próximas horas se ofrecerán los datos en torno a los niveles en que está el país en materia de vacunación.

Indicó que durante los pasados cuatro años de gobierno hubo “un incremento enorme de la pobreza y las condiciones de vida de la gente bajó mucho”. El funcionario analizó que por esa misma razón las madres de los sectores más pobres no llevaban sus hijos a los puestos fijos de vacunación, los que además fueron reducidos por las pasadas autoridades de Salud Pública.

De los 122 de difteria en el año pasado, 92 casos fueron atendidos en el hospital Infantil Robert Reid Cabral, pero todos los sectores en donde hay indigencia y grandes bolsones de pobreza han registrado varios casos de la enfermedad, prevenible con una vacuna poco costosa.

Los brotes o epidemia de difteria que se registran en el país tienen su origen en las bajas coberturasde vacunación, para lo cual se usa un biológico que cuesta al Estado menos de US$0.50 centavos.

El 90 por ciento de los niños afectados por la enfermedad no tenía historia de vacunación, mientras que sólo el 2.7 tuvo acceso completo a las vacunas.

Para estar inmunizado contra la enfermedad se necesitan tres dósis de vacunación y refuerzos permanentes, pero justo eso es lo que ha faltado en el país.

La historia de cada uno de los casos que llegan al hospital Robert Reid Cabral está vinculado con los niveles de pobreza e indigencia en que viven las familias de las víctimas.

Los principales signos y síntomas que presentaron los niños que registró el hospital Robert Reid Cabral fueron problemas en las amídgdalas, dificultad respiratoria, tos, afección de las membranas y fiebre.

Como la gente tiene poco dinero para ir a los puestos fijos de vacunación, se ha decidido que los promotores de salud vayan a los hogares.

LA MALARIA

El doctor Chiffino aseguró que acaba de recibir RD$10.0 millones de pesos, los cuales serán destinados a la eliminación de la malaria.

Sin embargo, admitió que el principal problema para combatir la enfermedad es el control sanitario y migratorio en la frontera.

Nueva vez las autoridades se proponen firmar un acuerdo bilateral para lograr que se refuercen los trabajos para controlar los brotes y la contaminación.