Refinería venezolana continúa ardiendo

En la refinería petrolera de Amuay, en el noroeste de Venezuela, todavía siguen ardiendo dos tanques de gasolina del centro industrial. El presidente Hugo Chávez estuvo en el lugar y dijo que todavía hay militares desaparecidos.

RUEDA PUNTO FIJO, Venezuela
AP

Eran las siete de la noche del viernes, el olor a gas ya comenzaba a saturar el aire, pero los pobladores del sector La Pastora, ubicado frente a la refinería de Amuay, una de las más grandes del mundo, no prestaron mayor atención.  

Acostumbrado a vivir en un ambiente altamente contaminado con los residuos de los hidrocarburos, Francisco González, como muchos otros pobladores del sector, siguió con su rutina diaria, pese a percibir las fuertes concentraciones de gas.  

Pocas horas después se desató una infernal explosión e incendio que causó la muerte de al menos 39 personas e hirió a más de 80.   “Desde las 7 u 8 de la noche empezó a sentirse un olor a gas, a azufre y petróleo muy fuerte; quizás más de lo normal”, dijo González el domingo, quien junto con un hermano intentaba recuperar algunas de sus pertenencias y comenzaba a limpiar los destrozos causados por la explosión en esta barriada obrera, ubicada a menos de 100 metros de los depósitos de gas que estallaron.

  “No nos alarmamos porque ya es costumbre, sobre todo cuando hay poca brisa, cuando hay clima de lluvia, que los gases por aquí se concentran, se sienten un poco más; así que nos fuimos a dormir cerca de la medianoche sin pararle mucho (sin prestar mucha atención)”, acotó.   “Después de eso no recuerdo mayor cosa, me bloqueé un poco, sólo recuerdo que salté de la cama por el estruendo de la explosión.

Lo primero que vi fue que el apartamento estaba sin ventanas ni puertas, sin paredes, sólo piso y techo. Nos salvamos no sé cómo”, relató.   Las autoridades venezolanas dicen que la explosión se produjo después de la 1:00 de la madrugada del sábado en el Centro de Refinación de Paraguaná (CRP), el cual forma parte de la refinería de Amuay, cuando una fuga de gas creó una nube que estalló y desencadenó un incendio, que siguió el domingo con grandes bolsas de fuego que, como un hongo, se elevaban a los cielos.   Stella Lugo, gobernadora del estado Falcón, en declaraciones a la televisión estatal, inicialmente informó de 7 personas muertas y 48 heridas. Durante las siguientes horas, la cifra aumentó en forma sostenida.  

Cuando llegó a la refinería en la madrugada, Lugo publicó una foto en Twitter que mostraba bolas de fuego y humo negro.   “Cuando vi el gran incendio en la refinería, el primer acto fue salir corriendo. Varios vecinos salimos a la vez. Los vecinos estaban también heridos, yo sufrí unas heridas en la mano y en el brazo, gracias a Dios sólo fue necesario algo de sutura”, comentó González,   cuya mano derecha estaba vendada.

Condecoran postmortem a guardias

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, condecoró y ascendió ayer con carácter postmortem a los guardias nacionales muertos y a otros miembros de ese cuerpo por su actuación tras la explosión en la madrugada del sábado en la refinería de Amuay, en el noroeste del país.  

Chávez encabezó el acto, que estuvo precedido de una misa castrense en honor de los miembros de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada), principales víctimas de la explosión de gas en Amuay, que ha causado al menos 41 muertos y más de 80 heridos.   La mayor parte de los fallecidos eran miembros de la GNB o familiares que se encontraban en las estructuras de viviendas del Destacamento 44, unidad encargada de la seguridad Centro Refinador de Paraguaná (CRP).