Reflexionan sobre las normas de ahorro de combustibles

http://hoy.com.do/image/article/418/460x390/0/B809F88F-887C-4AEA-B62B-3B804354E1CF.jpeg

El movimiento del Presidente Obama para obtener más estrictos estándares del Promedio Corporativo de Economía de Combustible (PCEC) es bipartidismo de clases.

Los estándares PCEC fueron convertidos en ley por Gerald Ford en   1975. George W. Bush, en un raro ajuste de ecologismo, los aumentó en   2007. Los realistas y ambientalistas de la política extranjera igualmente apoyan estándares más estrictos. Ninguno de estos altera el hecho de que el PCEC es una política profundamente dañada.

El ahorro de combustible es un objetivo digno. Esto ayuda a luchar con el cambio climático global y promueve la independencia energética. Desde un punto de vista económico, ¿quién puede estar en contra de más eficiencia?

Los estándares PCEC son ineficientes porque bloquean los mecanismos normales del mercado. Para imponer el mismo estándar de promedio en cada flotilla de vehículos vendidos de los fabricantes, impulsa a las compañías de autos a producir categorías de vehículos similares más que vehículos especializados. Tal estilo de regulación puede sólo dificultar el esfuerzo para hacer que la industria de autos de E.U. recupere su perspicacia comercial perdida por mucho tiempo.

Aún cuando el PCEC no diferencie el tipo de auto, lo hace muy ineficientemente. Hasta hace poco, se aplicó un estándar a los carros de pasajeros, menos estricto para los camiones ligeros, que incluyen, por ejemplo, vehículos   deportivos.

El resultado predecible es que más personas están comprando camiones ligeros, los cuales ahora superan la mitad de las ventas de autos de E.U., en comparación con cerca de un 10% de hace 30 años atrás. Antes que reducir el consumo de combustible, el PCEC ha motivado al uso de vehículos más grandes. Los cambios recientes hacen que este problema sea aún peor.

El ahorro de combustible aumenta

El ahorro de combustibles aumentó después de que el PCEC fue introducido: desde por debajo de 20 millas por galón en el 1978, el promedio de autos de modelo 2009, 28.2 mpg.

Pero la mayor parte del incremento coincidió con los altos precios del petróleo: la economía de combustible llegó a su punto más alto para el modelo del año 1987 a 26.2 mpg y se quedó por debajo de eso hasta el 2007, cuando el petróleo nuevamente alcanzó alzas récord. El PCEC justifica un impuesto oculto, sugestionado e ineficiente. El plan reportado por  Obama para aumentar los estándares para los carros a 39 mpg sería garantizado si no hubiera alternativa. Pero la hay: introducir un precio sobre el combustible fósil, a través del impuesto del carbón o un programa de bonos ecológicos extendido al combustible vehicular.

El optimismo del  sector inmobiliario   puede ser infundado

Jonathan Birchall

 New York

El creciente optimismo del el mercado inmobiliario de E.U. puede ser prematuro según la advertencia de un vendedor al detalle.

Frank Blake, jefe ejecutivo de Home Depot, dijo que todavía las señales del mercado inmobiliario estaban mezcladas.

 “Estamos preocupados acerca del aceleramiento de las tasas de ejecuciones hipotecarias, particularmente en la parte oeste del país”, él dijo, denotando que una de cada 54 viviendas en California estaba bajo ejecución hipotecaria.

El Sr. Blake dijo, que una decreciente tasa de ejecuciones hipotecarias en California durante el cuarto trimestre ha conducido a una mejoría en las ventas de las tiendas regionales, pero la tendencia entonces se había reversado a medida que las tasas de ejecuciones hipotecarias aumentaron nuevamente en el primer trimestre. “Antes de que veamos una mejoría real, creemos que necesitamos ver una desaceleración sostenible en las ejecuciones hipotecarias”.

Hubo 342,038 presentaciones de ejecuciones hipotecarias en abril, de acuerdo a la data de RealtyTrac, un incremento de un 1% desde el mes anterior y por encima de un 32% desde el año pasado. Blake también denotó que las tiendas en regiones que rindieron mejor que el año pasado durante el trimestre, estaban viendo sólo una tasa más baja de declive en las ventas comparables antes que incrementos.

Los inversionistas deben tener prudencia ante recuperación

La vista corta 

Michael Mackenzie

Mientras la recuperación sigue su curso, en los activos de más riesgo, tales como las acciones,  los inversionistas dudosos todavía deben optar por tener prudencia por encima de valentía, debido a las preocupaciones acerca de la sostenibilidad y extensión de los “primeros síntomas” de recuperación en la economía global.

Si el nadir para las acciones y el crédito fue marcado por las bajas de principios de marzo, muchos de los inversionistas se han quedado atrás. Verdaderamente no es de sorpresa escuchar de los banqueros que algunos de sus clientes están luchando por alcanzar su nivel.

La extensión de la recuperación en activos más riesgosos es evidencia adicional de que los inversionistas se están enfocando en cómo la recuperación lucirá, no en cuando la recesión global en realidad puede tocar fondo. En tal periodo de transición, las pobres noticias económicas tales como la reciente data inmobiliaria de E.U. están aparte encogidos de hombros. Este tipo de comportamiento representaría un momento decisivo en el apetito de riesgo observado desde el verano de 2007, cuando surgió la contracción del crédito.

Mientras los alcistas admiten que la recuperación será difícil, ellos discuten que las bajas en los activos en riesgo han sido vistas y, eventualmente, la recompensa por poner dinero a trabajar será atractiva.

En contraste, la categoría de la atinada discusión es que la recuperación de activos riesgosos ignora un punto importante.

A saber, esa intervención masiva del gobierno y las grandes sumas de efectivo han estabilizado los problemas, pero tales esfuerzos no indican una gran recuperación.

Zoom

Recuperación

Para los valientes de corazón, la trayectoria actual de la recuperación es una consideración secundaria. Apoderada por los más grandes bancos centrales y los atractivos históricos para las acciones y el crédito, es difícil superar el momento con el fin de comprar riesgo. Mientras la recuperación sigue su curso, en los activos de más riesgo, los inversionistas siguen siendo cautelosos.

El potencial de capacidad industrial,  dolor de cabeza

LA COLUMNA DE LEX

Los vasos están medio llenos en estos días. Pero, mientras los alcistas exaltaron “sólo” la mitad del porcentaje de la caída en la producción industrial de E.U. el pasado lunes, los inversionistas más serios pueden querer revisar la información suplementaria de la Reserva Federal respecto del uso de la capacidad. Nada en ese respecto sugiere otra cosa que dolores de cabeza en las factorías y minas a lo largo de toda América.

La capacidad de manufactura es medida por la data ofrecida en la encuesta del Buró de Censo. Desde el 1972, la utilización en general ha promediado un 81%. Eso hace que el 69% de lectura para abril parezca bien malo. Y muchas industrias están teniendo un momento mucho más tranquilo de ahí.  En la actualidad, sólo un tercio del potencial de la capacidad está siendo empleado. Tal escasez en la economía sugiere, que las compañías no están ni cerca de salir corriendo y comprar relucientes nuevas máquinas en la primera señal de crecimiento. Esto también tiene implicaciones en los precios.

Antecedentes

Tasa

1990

Las tasas de utilización para el hierro y el acero, por ejemplo, cayeron por más de un cuarto hasta un 70 por ciento  durante la desagradable recesión de principios de los años 90, de acuerdo a las estadísticas obtenidas.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE  ROSANNA CAPELLA