Reforma agro es necesaria

POR EVARISTO RUBENS
El secretario de Agricultura, Amílcar Romero, dijo ayer que la reforma del sector agropecuario es necesaria, porque es la única forma de implementar una reingeniería que le permita alcanzar los objetivos de incrementar el aporte del sector al crecimiento económico del país y propiciar un Estado moderno y eficiente.

Dijo también que la globalización, la modernización, el desarrollo científico, la apertura de mercados, los tratados de libre comercio y las negociaciones multilaterales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), “nos obligan a identificarnos como un país que debe alcanzar una agricultura competitiva”.

Indicó que eso implica un cambio estratégico que se manifestará a través de un nuevo marco de políticas agropecuarias que “nos deberá conducir a preparar nuestros recursos y productores para una competencia mayor y unos niveles de demanda mucho más sofisticados”.

El funcionario manifestó que el sector agropecuario dominicano enfrenta desafíos de tal magnitud que obligan a replantear el paradigma de desarrollo seguido hasta el momento.

Expresó que el proceso de reforma agropecuaria iniciado en el país procura propiciar un Estado eficiente dotado de instituciones facilitadoras y una transformación de la cultura agropecuaria que modifique el esquema de producción tradicional por uno que nos permita aumentar las agroexportaciones, generando nuevos y mejores empleos y prosperidad en el campo. Al pronunciar el discurso de apertura del “Primer Seminario Internacional sobre la Reforma del Sector Agropecuario en América Latina y el Caribe”, Romero expuso que la República Dominicana aún mantiene importantes y dolorosos niveles de pobreza rural.

Indicó que 57 personas de cada 100 que viven en el campo son pobres y que aunque el sector agropecuario no es responsable exclusivo de este problema, la inserción competitiva en el ámbito del comercio mundial y las políticas de desarrollo que han de implementarse, deberán responder a exigencias de equidad social y sustentabilidad.

En el seminario, desarrollado en el hotel El Embajador, también expusieron el ex viceministro de Agricultura de Chile y consultor de la FAO, Jean Jacques Duhart Saurel, quien habló sobre la experiencia en el proceso de reforma de América Latina y el peruano Carlos Pomareda, consultor del Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola, IICA.

También, Roberto Villeda Toledo, de Honduras y Hugo Martínez Torres, de Chile, quien representó al gobierno de su país.

El cónclave fue organizado por la Comisión Rectora de la Reforma y Modernización del Sector Agropecuario, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el IICA.

Junto a Romero estuvieron en la mesa directiva del evento, el subsecretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ernesto Reyna; el presidente de la Asociación de Hacendados y Agricultores, Cesáreo Contreras y el presidente de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), José Antonio Martínez Rojas. El secretario de Agricultura dijo que la reforma iniciada en el sector agropecuario “no es más que una parte dentro del plan de reforma global de todas las instituciones del Estado a que aspira el presidente Leonel Fernández, como forma de adecuar a las necesidades ciudadanas los servicios que brinda el Estado y al mismo tiempo, transparentar y hacer eficiente el gasto público”.

Indicó que la reforma se requiere también por razones de tipo institucional, ya que existen organizaciones cuyos roles muestra un alto grado de superposición, así como de tipo legal, porque el marco jurídico de muchas de ellas es obsoleto y las mantienen alejadas de los cambios globales, por lo que ameritan ser reconvertidas.

Romero señaló que las estructuras de las instituciones actuales dificultan la incorporación de los avances tecnológicos y la difusión de la información, así como el rol de dar respuesta acelerada a las necesidades de los productores ante el reto de la globalización y la apertura económica.

Expresó que por esas razones y considerando la importancia que reviste el sector agropecuario para la producción de alimentos, creación de empleos, generación de divisas y la producción de materia prima para la industria, el Presidente Fernández emitió el decreto 278-05 que crea la Comisión Rectora de la Reforma y Modernización del Sector Agropecuario, conformada por el sector público y el privado.

Romero parafraseó al presidente Fernández cuando dijo el Día del Agricultor que “la actividad agropecuaria fue importante en el pasado, es importante ahora en el presente y será importante en el porvenir”. Indicó que para cumplir con el mandato del gobernante, “los trabajos orientados hacia la consecución de una reforma consensuada, se iniciaron con un diagnóstico de la agricultura que tenemos y de cuál es la agricultura a la que aspiramos”.

Dijo que este diagnóstico estuvo basado en fuentes del sector publico, así como en documentos de trabajo del sector privado y de organismos internacionales. Añadió que luego se procedió a la formación de grupos que se dedicaron a revisar todas las leyes, decretos, reglamentos y disposiciones sobre áreas temáticas consideradas de importancia capital para el sector.

Las áreas temáticas seleccionadas fueron sanidad agropecuaria, buenas prácticas agrícolas, higiene e inocuidad de los alimentos, reforma de las estructuras organizacionales, sistema nacional de investigaciones agropecuarias y forestales, semillas y organismos genéticamente modificados y biotecnología.

Además, biodiversidad, patentes y propiedad intelectual, pesas, medidas y equivalencias, financiamiento del sector, revisión de las legislaciones del Código Agrario y Política de Uso y Manejo de Agua para Fines Agrícolas.

Romero aseguró que al finalizar el proceso de reforma, el sector agropecuario habrá mejorado su capacidad para responder a las nuevas necesidades de los productores, generado niveles de credibilidad institucional.

“Tendremos organismos que permitan el cambio cultural en la producción, con miras a los mercados externos, un marco legal adecuado a las necesidades de los mercados internacionales y se habrán reducido las pérdidas de las exportaciones asociadas a problemas de higiene e inocuidad de los productos agropecuarios, entre otros logros”, dijo.

Expresó su reconocimiento y profunda gratitud a los organismos internacionales que han apoyado este plan, como el IICA, que funge de entidad facilitadora en el proceso de reforma, la FAO, la Organización Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Asimismo, al Consejo Nacional de Refor ma del Estado (CONARE) y a los técnicos y productores del sector agropecuario público y privado.