Reforma salud en Puerto Rico
ha costado US$10,000 millones

San Juan, Puerto Rico.-En sus 13 años de funcionamiento, la Reforma de Salud en Puerto Rico ha costado más de US$10,000 millones y se presume seguirá consumiendo mucho más por los altos costos de la industria de la medicina, entre otros factores.

Según publica el periódico El Nuevo Día, la prima inicial ha ido en aumento acelerado al punto que hoy la Administración de Seguros de Salud (Ases) paga mensualmente a las aseguradoras un promedio de US$91 por paciente cuando al principio se pagaba US$52.

Sctores como las aseguradoras señalan que si se compara con las aportaciones de prima que hacen los individuos a planes privados y a lass de Medicare, la aportación del Estado es ínfima para la cubierta que se le provee.

Estudiosos del sistema plantean que del aumento del aporte  sólo se han beneficiado las aseguradoras, porque no ha habido un aumento en la aportación al médico primario. “Los médicos me dijeron que cuando empezó la Reforma les daban entre US$22 y US$28 por paciente y eso no ha aumentado. El médico primario está recibiendo la misma cantidad que hace 13 años para unos servicios que son más costosos. Así que, ¡imagínate si no hay racionamiento de servicios! Claro que sí, viene por obligación”, señaló el doctor Ibrahim Pérez, en declaraciones a El Nuevo Día..

Hasta el año fiscal 2005-06 Ases había pagado un total de $10,353 millones en primas, según datos oficiales. Si a eso se le suman los entre $1,650-$1,700 millones de gastos proyectados por Ases para este año fiscal, se estaría hablando de unos $12,000 millones consumidos por la Reforma en estos 13 años.

No obstante, economistas así como otros expertos consultados plantean que los gastos son mucho menores en comparación con el modelo público anterior, cuyo principal componente, la Administración de Facilidades de Servicios de Salud (Afass), consumía cerca de 95% del presupuesto total del Departamento de Salud.

El economista Gustavo Vélez, quien realizó un estudio sobre la Reforma, señaló a El Nuevo Día que con el ritmo de gastos que tenía Afass hoy día se estaría gastando US$2,200 millones de los recursos fiscales del Fondo General, lo que representa casi 25% de los ingresos del Estado. Mientras que bajo el modelo de la Reforma, en el 2005, el gobierno estatal gastó $1,200 millones del Fondo General. Esto se suma a $381 millones que provinieron de aportaciones municipales y $208 millones en fondos federales, precisó Vélez.

El director de Estudios Técnicos, Joaquín Villamil, coincidió en que la Reforma “a la larga” ha resultado ser más económica que el sistema anterior. Sin embargo, Pérez, Eliseo Hernández y el ex secretario de Salud, Enrique Vázquez Quintana, estudiosos del sistema, sostienen que la economía de la que se habla -que se la atribuyen al pago capitado y “racionamiento” de servicios creado por ese modelo de financiamiento – podría no serlo en el futuro.

“El pago capitado da al traste con cualquier tipo de prevención. No va haber prevención porque eso le cuesta al médico (primario) en tiempo y en dinero. Eso es algo en lo que todo el aparato de salud y el gobierno ha incumplido y ha fallado: la prevención de las condiciones de salud y educación en salud”, señaló Hernández.

“Y eso me lleva a poner en duda que el sistema a la larga vaya a ser más económico, porque si ahí no hay prevención, hay racionamiento y los pacientes acaban en condiciones catastróficas… el Estado es el que va acabar atendiendo esos pacientes en Centro Médico y eso va a conllevar una mayor erogación de fondos públicos”, agregó el galeno.

No obstante, el costo anual de la Reforma constituye aún menos de la mitad de los gastos públicos en salud. “Del gasto total en salud de los puertorriqueños financiado pública y privadamente la reforma no sobrepasa el 15%”, subrayó Hernández.

Añadió que lo que debe preocupar al país no es el costo de la Reforma, sino el ascendente costo en el consumo de servicios de salud de toda la población.

Según sus cálculos, realizados con datos oficiales de la Junta de Planificación, entre otros, el gasto total excede US$11,000 millones anuales. Es decir, casi lo mismo que ha costado la Reforma en estos 13 años.