Registran una disminución los indicadores de pobreza en RD

Sin título

La incidencia de la pobreza monetaria oficial en República Dominicana en 2016 se situó en un 30.5% de la población, lo que significó una reducción de 1.94 puntos porcentuales con respecto a la incidencia del 32.3% registrada en 2015.
La tasa de pobreza general disminuyó tanto en la zona urbana como en la zona rural.
Este dato hace referencia a la cantidad de personas de hogares con un ingreso per cápita por debajo de la línea de pobreza general (LPG), según un informe presentado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD).

En el caso de la pobreza extrema, o indigencia, se registró una incidencia del 6.5% a nivel nacional, que significa una reducción de 0.5 punto porcentual con respecto al 2015 cuando la incidencia fue de 7.0%.
Los datos están contenidos en el Boletín Número tres de Estadísticas Oficiales de Pobreza Monetaria en la República Dominicana que evidencia que en términos absolutos los dominicanos en condiciones de pobreza se situaron en 3,213,740, esto es 161,370 personas menos con respecto a los 3,375,110 observados en 2015.
Por el lado de la pobreza extrema, el total de indigentes en el país era, al año 2016, de 682,097, lo que significó una reducción de 48,731 personas en condición de indigencia monetaria con respecto al 2015.
Tomando en cuenta la incidencia de pobreza por zona de residencia, la pobreza monetaria continúa siendo persistentemente más elevada en la zona rural, donde en 2016 se registra una incidencia del 38.1% frente al 26.8% en la zona urbana.
Sin embargo, se observa que en 2015 la incidencia de la pobreza en la zona rural estaba en el 40.4% y en la zona urbana 28.4%, lo que significa una caída (para el 2016) en la incidencia de 2.3 y 1.75 puntos porcentuales, respectivamente.
Por zona de residencia, la incidencia de la pobreza extrema fue de 8.9% y 5.3%, en la zonas rural y urbana respectivamente.
En valor monetario. Al mes de septiembre del año 2016 la LPG, que representa el valor monetario mensual de una canasta de bienes y servicios considerados como indispensables, resultó en RD$4,644.08 per cápita del hogar y a nivel nacional (RD$4,812.93 en la zona urbana y RD$4,285.26 en la zona rural).
La incidencia de pobreza general fue del 30.5%. Mientras que la Línea de Pobreza Extrema (LPE), que representa el monto monetario mensual necesario para adquirir una canasta alimentaria con los requerimientos calóricos mínimos diarios para un adulto equivalente, resultó ser en septiembre del 2016 de RD$2,138.14 per cápita del hogar (RD$2,167.16 en la zona urbana y RD$2,076.49 en la zona rural).
Por qué la reducción. El informe, elaborado por el Comité Técnico Interinstitucional de Medición de la Pobreza (CTP), dado a conocer por la Unidad de Comunicaciones del MEPyD, explica que la reducción de 1.9 puntos porcentuales en la tasa de pobreza general de 2016 con respecto a 2015 fue determinada por dos fuerzas opuestas: a) un impacto positivo del incremento en ingreso, debido al mejoramiento del ingreso real promedio de la población, al cual se atribuye 3.6 puntos porcentuales de caída; y b) un efecto negativo reflejado en el incremento de la desigualdad, que tuvo una contribución de 1.7 puntos porcentuales al incremento de la pobreza monetaria.
Zonas más pobres. En el análisis de la incidencia de la pobreza, según regiones de desarrollo, se observa que las regiones fronterizas colocadas en el Sur del país, Enriquillo (55.6%) y El Valle, integrada por San Juan y Elías Piña (46.9%) presentan la mayor tasa de incidencia de pobreza general. A estas regiones sigue la región Valdesia con una incidencia de pobreza sobre el 38.4% de su población.
El caso contrario se da en las regiones Metropolitana, Cibao Norte y Cibao Nordeste, con incidencias de 23.6%, 25.9% y 27.9%, respectivamente, donde hay una menor incidencia de pobreza en 2016.
En el caso de la pobreza extrema se observa una distribución parecida de su incidencia, siendo las regiones fronterizas las que registran las mayores tasas de pobreza extrema, mientras que las menores tasas se observan en la región del Cibao.