Regreso a clases sin caries dental

27_07_2015 HOY_LUNES_270715_ ¡Vivir!5 C

El verano es la época propicia para los niños y adolescentes disfrutar de las actividades al aire libre; generalmente durante ese periodo salen de vacaciones, tomando una nueva rutina de vida que altera sus hábitos diarios de higiene.

Reintegrarse al quehacer diario comúnmente conlleva retomar una sana alimentación y la rutina de cuidados personales.

La niñez y adolescencia son las etapas de mayor actividad cariogénica, por esta razón la visita periódica al odontólogo en estas edades es de vital importancia para la prevención de problemas mayores.

Es prudente no sólo porque se aprovecha el tiempo libre de los niños antes de que vuelvan a la escuela, sino porque de esta medida dependen la buena concentración y aprovechamiento escolar.

Antes de regresar a clases es de vital importancia el chequeo con el odontólogo, que el paciente reciba los tratamientos preventivos y, en caso necesario, la eliminación de toda afección oral.

Las caries afectan a muchos niños alrededor del mundo. Aunque la mayoría desarrolle la enfermedad a partir de los tres años, en algunos bebés las caries aparecen desde que nacen los primeros dientes de leche (es la llamada caries de biberón).

La caries es de origen bacteriano y se origina cuando se descomponen en la boca los alimentos ingeridos; sin lugar a duda esta es una de las enfermedades con mayor prevalencia en la humanidad.

Por otro lado, la enfermedad periodontal está íntimamente asociada a la placa bacteriana. Ambas afectan cualquier edad y sexo sin distinción.

Los procedimientos preventivos más comunes son la aplicación de flúor y de los sellantes de fosas y fisuras, y ambos tienen cobertura en la seguridad social de República Dominicana, los mismos, junto a la profilaxis, son ideales en prevenir la caries dental y la enfermedad periodontal.

Los odontólogos odontopediatras son los encargados de la atención de niños y adolescentes. Ellos recomiendan crear en los niños un hábito de alimentación saludable, evitando el alto consumo de azúcares. Los padres juegan un papel importante en esto, porque son ellos los que deben instruir y enseñar a sus hijos a comer sano.

Es importante incluir en los útiles que llevarán los niños a la escuela un estuche de higiene oral que contenga las herramientas necesarias para un buen cepillado oral, pues estos son aliados perfectos para la prevención de las afecciones orales.

Una sonrisa saludable es el resultado de los chequeos periódicos al odontólogo.