Rehabilitación en pacientes geriátricos

20_02_2017 HOY_LUNES_200217_ ¡Vivir!4 C

Doctora Marisol Touriñan
Médico rehabilitador, gerente medicina física y rehabilitación
La rehabilitación en edad geriátrica consiste en la aplicación de determinadas técnicas de fisioterapia sobre adultos mayores, en los que el proceso involutivo de la edad puede desencadenar diferentes procesos patológicos que pueden llevar a la disminución de sus capacidades funcionales.
La rehabilitación geriátrica pretende potencializar la capacidad residual y mejorar las secuelas invalidantes con la finalidad de conseguir la mayor independencia e integración del anciano a su medio socio familiar. El trabajo interdisciplinar tiene como meta la máxima autonomía del paciente.
Su objetivo general es la recuperación funcional y para lograrlo se trazan los siguientes objetivos específicos:
• Reincorporación familiar
• Socialización para que se mantenga activo en su medio habitual.
• Readaptación desde el punto de vista psicológico, social y biológico.
Teniendo conocimiento de los procesos patológicos que inciden en el envejecimiento, detectando las afecciones y patologías de manera precoz y actuando de forma multidimensional, estamos devolviendo un paciente a su comunidad, lo más funcionalmente posible. A este proceso contribuye de forma notable, la intervención familiar.
Entre los elementos esenciales se encuentran no solamente el ejercicio físico que de forma tradicional está presente en todo plan de rehabilitación sino también la terapia ocupacional, la educación sanitaria y medidas de autoayuda que mediante la adquisición de hábitos y habilidades por estas modalidades impartidos por los profesionales de la salud adquieren conocimientos que les permiten conservar el bienestar y preservar su autonomía.
El adulto mayor es afectado por incapacidad neuromuscular y esquelética, se fatigan más rápido que los individuos más jóvenes por ello el programa rehabilitador debe estar alineado con la capacidad de resistencia.
Retos importantes. En el proceso de rehabilitación hay que tomar en cuenta situaciones como: la atrofia muscular, la osteoporosis, la disminución del tiempo de acción y reacción, el uso de fármacos y la falta de motivación del paciente.
Existen muchas patologías comunes que pueden ser tratadas de forma efectiva con fisioterapia. Algunas enfermedades relacionadas con el envejecimiento son la artritis, la osteoartritis, secuelas funcionales del derrame cerebral, enfermedad de Parkinson, secuelas de cáncer, las amputaciones, la incontinencia urinaria y fecal, y las enfermedades cardíacas y pulmonares, el Alzheimer, la demencia, los desórdenes de la coordinación y el equilibrio, reemplazos articulares, fracturas de cadera o las limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad.
La movilidad mantenida, asistida o estimulada evita mayores lesiones articulares y problemas musculares sobre todo contracturas, pérdida de fuerza y sus consecuencias, dentro de las cuales están: trastornos de la marcha, caídas y síndrome de inmovilización.
Por lo general la falta de ejercicio suele ser un problema constante en los adultos mayores, esto puede deberse a factores como:
La vida sedentaria
La falta de información
Barreras arbitrarias de la edad para muchas actividades.
El efecto de enfermedades crónicas.
Temores.
Sobreprotección de la familia o de otros profesionales tratantes.

Causas frecuentes de solicitud de rehabilitación

Una de las consultas más frecuentes es el dolor agudo o crónico que repercute sobre la autonomía y la adecuada adaptación social. Estas normalmente se ven relacionadas al compromiso del sistema ostemioarticular aquejando más frecuentemente a la mujer.
En muchas ocasiones presentan características de cronicidad con infinidad de tratamientos medicamentosos que no han resultado.
Las afecciones de la marcha son bastante frecuentes. Las consultas por esta causa son solicitadas muchas veces por personas que conviven con el adulto mayor refiriendo que el anciano muestra inestabilidad y no puede realizar las tareas que hacía habitualmente. Esta alteración produce una gran repercusión desde el punto de vista psicológico y social al no poder responder ante las exigencias del medio.
La pérdida de la memoria, principalmente la reciente que se acentúa con las recriminaciones familiares son motivo de consultas en busca de orientaciones. A estos también se suman los trastornos de comunicación, siendo la mayoría de las veces causados por problemas psicológicos y mal manejo familiar.
Por último no podemos obviar que el adulto mayor tiene preocupaciones en su esfera sexual, principalmente el hombre que acude al rehabilitador en busca de orientaciones y consejos que le permitan una vida más placentera.
Síntomas
•Dolor agudo y crónico
•Alteraciones de la marcha
•Pérdida de memoria
•Problemas de comunicación
•Alteración psicológica.

Componentes de la rehabilitación en el adulto mayor

En el proceso de rehabilitación geriátrica se debe identificar y modificar los factores de riesgo que afecten al paciente.

Se consideran factores de riesgo el sedentarismo, la obesidad, la inactividad, el hábito de fumar, el alcoholismo y los malos hábitos nutricionales fundamentalmente. Para el abordaje en este aspecto puede utilizarse al paciente, el apoyo familiar y de los cuidadores.
Un programa personalizado de ejercicios físicos es una herramienta básica para la prevención, así como para promover un mejor estilo de vida.
Los ejercicios físicos en el adulto mayor deben ser amplios, rítmicos, repetidos y conjugados, con continua estimulación visual, sonora y táctil, evitando la aparición de fatiga.
La terapia ocupacional en el adulto mayor está enfocada en proporcionar adaptaciones que faciliten las actividades de la vida diaria, técnicas que permitan simplificar la ejecución de las mismas, elementos para ejercicios, entrenamientos en AVD, ejercicios para miembros superiores y estimulación cognitiva; mediante un programa doméstico de actividades significativas y el asesoramiento al paciente respecto a las modificaciones de su entorno.
La fonoaudiología o terapia del lenguaje permite la evaluación de los niveles de la comunicación oral, con los objetivos de rehabilitar las funciones afectadas en el lenguaje, habla y voz establecer y equilibrar los trastornos psicológicos.