Rehén suplica por su vida

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/249EFDD5-953F-45ED-96BD-473DDBD6DABE.jpeg

BAGDAD (AFP).- La infantería de Estados Unidos y rebeldes se enfrentaron este viernes cerca de la ciudad rebelde de Faluya, mientras Margaret Hassan, secuestrada el martes en Bagdad, imploró al primer ministro británico Tony Blair que retire sus tropas de Irak.

   “¡Por favor ayúdenme! Estas pueden ser mis últimas horas. Pídanle a Blair que retire las tropas de Irak y no las mande a Bagdad”, dice en un vídeo Margaret Hassan, la directora en Irak de la agencia humanitaria Care, difundido por la cadena de televisión qatarí Al Jazira.

   “Voy a morir como Bigley”, dice entre sollozos Hassan, nacida en Dublín, con pasaporte británico e iraquí, este último por matrimonio.

   Keneth Bigley, otro rehén británico, fue decapitado a comienzos de este mes después de haber implorado a Blair que salvara su vida accediendo a las demandas de sus captores.

   El ruego de la secuestrada sigue a la decisión de Londres de redesplegar unos 850 soldados de los 8.500 destinados en Irak a la región sunita, controlada por los estadounidenses, después de un pedido de Washington.

   Los soldados británicos, actualmente ubicados en el sur, ya recibieron la orden de marchar a su nuevo destino.

   El ministro británico de Asuntos exteriores, Jack Straw, calificó de “extremadamente penoso” el video de Hassan, en tanto el Primer ministro irlandés, Bertie Ahern, lanzó en Al Jazira un llamado en favor de la “liberación inmediata” de la responsable de Care.

   En la jornada se registraron enfrentamientos entre Marines y rebeldes iraquíes cerca de ese bastión opositor a la invasión, incluyendo intercambio de artillería, según fuentes militares de la ocupación.

   Desde hace una semana, Estados Unidos no da tregua a Faluya y la bombardea a diario para neutralizar a la insurrección sunita y capturar a Abu Musab Al Zarqaui, supuesto cerebro de los ataques, atentados y secuestros de extranjeros en Irak y acusado de estar ligado a la red Al Qaida.

   En las últimas horas del jueves, Estados Unidos lanzó dos ataques aéreos contra Faluya que dejaron siete muertos y tres heridos, dijo el hospital local.

   El segundo ataque de la aviación, contra depósitos de armas, fue apoyado por disparos de artillería, dijo un portavoz militar estadounidense.

   Los primeros bombardeos fueron una respuesta a los disparos con armas automáticas y los ataques con mortero y cohetes lanzados contra los marines, según las fuerzas estadounidenses.

   En Bagdad, el Consejo de los Ulemas, principal asociación de religiosos sunnitas y solidaria con los habitantes de Faluya, anunció que uno de sus integrantes fue arrestado la noche del jueves al viernes.

   La violencia alcanzó este viernes otras ciudades. En Mosul (norte), un iraquí murió tras estallar un coche bomba al paso de un convoy estadounidense cerca de una mezquita.

   Un responsable del Comité acusó a las fuerzas del gobierno iraquí y los invasores de haber intentado arrestar a imanes al norte de Bagdad, agregando que estos fueron respaldados por los fieles. Estos incidentes se registraron principalmente en Mossoul e Ishaki.

   El ejercito estadounidense indicó por su parte que no se tenía información sobre arrestos de religiosos pero se hizo eco de incidentes cerca de una mezquita en Mosul, donde cayó un poblador y fueron heridas nueve personas, entre ellas siete soldados norteamericanos.

   De su lado, al sur de Bagdad, la Guardia nacional indicó que cuatro iraquíes perecieron en la noche cuando su automóvil estalló por una bomba colocada en la ruta y otros cuatro fueron heridos durante escaramuzas entre estadounidenses y desconocidos armados.

   Un francés de 19 años, Redouane El Hakim, fue muerto en la región de Faluya durante combates contra la coalición, dijo una fuente cercana al caso. Hakim es el primer francés muerto en combates en Irak.

   Además, tres soldados daneses fueron heridos en el sur al explotar dos bombas. En Bouhrouz, nordeste de Bagdad, nueve rebeldes murieron y tres fueron heridos por los estadounidenses.

   En el terreno político y diplomático, se multiplican las gestiones para posibilitar la realización de elecciones generales en enero.

   La mayoría de los imanes chiítas instaron el viernes a participar en las elecciones pero los jeques sunitas pusieron condiciones para participar en esos comicios.

   Los embajadores en Egipto de los países que participarán en la conferencia internacional sobre Irak analizarán el domingo los temas de la reunión.

   La conferencia internacional que se realizará en Egipto comenzará el 22 de noviembre con la participación de los cancilleres de los países vecinos de Irak: Siria, Irán, Jordania, Arabia Saudita, Turquía y Kuwait. Al día siguiente se sumarán los países del G-8, las Naciones Unidas, la Liga Arabe y la Organización de la Conferencia Islámica.

   Francia desea que la conferencia “fije un horizonte” para la salida de las fuerzas extranjeras, pero Estados Unidos se rehúsa a que aborde ese punto en el orden del día.

   Michel Barnier, ministro de Exteriores de Francia, pidió que todas las fuerzas políticas iraquíes, “incluyendo aquellas que elegieron el camino de la resistencia armada” dejen la violencia, para ser invitadas a la conferencia.

   Las fuerzas rebeldes que luchan contra la coalición serían más numerosas que lo esperado inicialmente y cuentan con medios financieros importantes, expresó el New York Times, que estimó su núcleo duro entre 8.000 y 12.000 personas.