Reingeniería FF.AA. y PN

Uno de los grandes desórdenes que incrustó al país el presidente Leonel Fernández consistió en relajar el rango de general en las FFAA y la PN en un total de l52, de los cuales 60 sobran, conforme el nuevo titular castrense, almirante Sigfrido Pared Pérez,

Los otros mayúsculos desórdenes que produjo el presidente Leonel fueron haitianizar al país, demorando por ocho años crear el reglamento de la Ley 285-04, no reformar la Ley 36-66 para que solo se permita tener y no portar armas de fuego y un tercero no criminalizar el cruce en rojo y vía contraria en la Ley 241.

 Una de las escogencias más certeras como gratas del presidente Danilo Medina fue la designación del almirante Pared Pérez como titular de las FFAA, considerando su experiencia en esa asignatura, demostrada cuando  desempeñó la cartera 2004-08 y titular del DNI en dos ocasiones; es decir, que se trata de un oficial de inteligencia, por demás cultivador de cultura y afectos.

Durante la titularidad de José Miguel Soto Jiménez (2004-08) le entregué, previa solicitud, un  estudio radiográfico de la reingeniería que entiendo debe  producirse en las FFAA para desempeño óptimo de éstas y beneficio del país, comenzando por designar solo generales a los jefes del Ejército y la FAD y vicealmirante en la Armada y  los comandantes de brigadas correspondieran al rango de coronel y reducir al mínimo su planilla y el resto pasar a la reserva, porque total, con nadie vamos a guerrear nunca, con  más de dos millones de haitianos ilegales residiendo en territorio dominicano.

Sugerí que todas las fortalezas fuesen convertidas en centros de formación laboral acelerada, extensiones de INFOTEP, escuelas, centros de salud y albergues para adolescentes descarriados, porque el país no requiere de una fortaleza en cada pueblo que es un relicario del trujillato con el propósito de incrustar los laberintos tenebrosos del miedo, y hoy el cosmos y la sociedad dominicana son muy otros. Idéntico acontece en la PN donde hay más generales que coroneles, cambiarles sus insignias de militares que no son, ordenar el regreso de miles de policías que cuidan hijos de los altos oficiales, funcionarios y peajes.