Relación del azúcar
y la hiperactividad

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/10504F13-6D9D-4496-968E-B0EC3BAC4B6B.jpeg

Los niveles de actividad en los niños varían según la edad; por ejemplo, un niño de dos años por lo general es más activo y tiene un período de atención más corto que uno de diez.

El nivel de atención de un niño también varía dependiendo de su interés en la actividad.

El nivel de tolerancia del adulto que supervisa también juega un papel: los padres pueden tolerar a un niño altamente activo en un parque en la mañana, por ejemplo, mejor de lo que lo pueden hacer en casa tarde en la noche.

Dadas estas variables, el diagnóstico de la hiperactividad puede ser difícil y se recomienda consultar con un psicólogo o con un médico para obtener mayor información en caso de que la persona crea que su hijo es hiperactivo.

Los padres y maestros con frecuencia sostienen que el azúcar (como la sacarosa), el aspartamo (NutraSweet) y los sabores y colorantes artificiales pueden causar hiperactividad y otros problemas de comportamiento en los niños.

Algunas personas sostienen que los niños deberían seguir dietas especiales que limiten la cantidad de azúcar, sabores o colorantes que consumen.

Sin embargo, si una dieta especial de alimentos sin sabores ni colorantes artificiales funciona para un niño, puede deberse a que la familia ha comenzado a interactuar entre sí de forma diferente cuando están siguiendo una dieta especial.

Estos cambios de comportamiento, y no en la dieta misma, pueden mejorar el comportamiento y el nivel de actividad del niño. Anímese a comprobarlo hoy mismo.

Los azúcares refinados

Dado que estos ingresan al torrente sanguíneo rápidamente, producen fluctuaciones rápidas en los niveles de glucosa en la sangre, lo que activa la adrenalina en el  niño