Relator de ONU denuncia torturas en América Latina

protesta

Washington. EFE. El relator especial de la ONU para la tortura y otros tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes, el argentino Juan Méndez, denuncia que en Latinoamérica los delitos se investigan torturando a los acusados.

Méndez lamenta que, pese a que se han endurecido las legislaciones sobre la tortura y se han producido algunas sanciones, los tratos crueles están generalizados y la mayoría de las veces quedan impunes.

“La tortura como la conocimos en las épocas de las dictaduras militares, con un altísimo grado de violencia y sadismo y con mucha impunidad, ya no se produce en América Latina”, explica el relator especial de ONU.

“Ese ya no es el caso, pero el modo ordinario de las policías de investigar delitos ha mantenido un residuo de brutalidad muy grande. Los delitos se investigan torturando a los acusados. Son torturas más acotadas en el tiempo y con métodos tal vez menos brutales, aunque de todas maneras inaceptables”, prosigue Méndez.

El relator especial de la ONU señala al “uso excesivo de la fuerza” para reprimir manifestaciones, que se ha visto en Venezuela, o “el trato degradante y cruel por el hacinamiento” que se da en las cárceles de Honduras y Brasil.

“Cada país es distinto y cada país tiene un fenómeno de trato cruel e inhumano distinto del otro”, añade, aunque indica que “ocurre prácticamente en todos los países de América Latina”.

Para Méndez, esos casos de tortura son “rémoras” de las dictaduras militares del siglo pasado, que no se han atajado después y se han convertido en una “enfermedad de la democracia”.

“Nuestras policías actúan con mucha impunidad porque están acostumbradas a ello. Fueron instrumentalizadas por los ejércitos cuando tomaron el poder, que no solamente protegieron a las policías de cualquier investigación, sino que les ordenaron torturar y les garantizaron la impunidad”, declara el relator .

“Como no ha habido un esfuerzo serio en las democracias incipientes de reformar la policía, en parte por el marco político en el que se da esta discusión sobre la seguridad, la policía siente que si tuvo impunidad con los militares la sigue teniendo con las democracias”, abunda.

Méndez reconoce que los estados latinoamericanos han modificado su legislación para hacer la tortura punible como un delito muy grave, pero, matiza, “tener una legislación dura y no aplicarla es un paso en la dirección adecuada que tiene que ser complementado”.

“Todavía hoy los fiscales y los jueces de América Latina no se toman en serio el delito de la tortura, hay una especie de costumbre de que a la policía hay que dejarla actuar, porque dependemos de ella para otras funciones, y mejor mirar para otro lado aún cuando sabemos que ha transgredido la línea y ha torturado”, apunta el relator especial de la ONU.