Religiosos contra violencia

Desde el Palacio Nacional se clamó ayer por el cese de la violencia, especialmente de aquella que se genera en el seno de la familia, durante un acto ecuménico que encabezó el Presidente Leonel Fernández y que fue auspiciado por su esposa Margarita Cedeño.

Un sacerdote católico y tres  reconocidos predicadores enfocaron el tema de la violencia desde el punto de vista religioso ante un nutrido publico integrado mayormente por mujeres, celebrado en el Salón de Embajadores, donde se disfrutó de las canciones cristianas de la cantautora mexicana,  Marcela Gándara.

El acto se convocó en víspera del “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer” y asistieron, además del jefe de Estado y su esposa; la señora Martha Montes de Oca, esposa del Vicepresidente Rafael Alburquerque; el padre Ramón Alonso, Rector de la Universidad Católica de Santo Domingo y el escritor y afamado predicador, Saulo Hidalgo, del Ministerio de Evangelización Levántate y Anda.

También intervinieron la pastora evangélica Orpha Luna, del Ministerio Betel y el escritor y predicador salvadoreño  Salvador Gómez.

Los expositores se centraron mayormente en el tema de la violencia de género e Hidalgo inicio su prédica recordando el caso reciente del asesinato de la mayor de la AMET, Paula Mercedes, narrando cómo su alma se conmovió cuando entró en contacto hace unos días con su hijo menor. “Pude mirar los ojos de ese niño, el reflejo de lo que es la verdadera violencia, hasta dónde llega el límite y quienes sufren sus consecuencias”, dijo.

Lamentó que, según  estadísticas oficiales, en el curso de este año en el país se han cometido 170 femenicidios, pero más aún los informes de la Organización Mundial de la Salud  que dan cuenta de que una de cada cinco mujeres   es abusada física o sexualmente.

Citó también otros organismos especializados internacionales que reportan que entre las mujeres de 15 a 44 años la violencia causa más muertes en el mundo que la malaria, el cáncer, los accidentes de tránsito o las guerras. “A nosotros nos llena de dolor que una mayor fuera asesinada, pero no nos damos cuenta que muchas veces cerca de nosotros están matando no sólo el cuerpo de la mujer, sino que le están matando la mente, el corazón, el futuro, la esperanza. Sobrevive el cuerpo al abuso, a la violencia, pero lo que hay dentro del cuerpo hace tiempo que está muerto”, dijo.

Planteó la necesidad de hacer cambios radicales en la manera en que el tema se está manejando desde la parte política, aunque aclaró  que “tengo una confianza extraordinaria en nuestro Presidente (Leonel Fernández). “Creo que Dios ha puesto a mi Presidente y todo el equipo que gobierna, aunque hay muchas cosas que arreglar”, agregó.

La violencia

El padre Ramón Alonso, rector de la Universidad Católica Santo Domingo, expuso que las injusticias, los tantos absurdos y las crueldades son causas generadoras de la violencia e insto para que desde la familia se enseñe al ser humano a vivir unos para los otros. “El amor ha desertado en el mundo, no hemos aprendido a convivir”, agregó. Considero que el armamentismo, las bombas “son una grave distorsión del espíritu de supervivencia”. “La violencia a las órdenes del orden se llama dictadura y la violencia embriagada por la libertad es anarquía y sedición”, sentenció.

Sostuvo que la violencia no se detiene con mas violencia, sino desarrollando esa capacidad que “Dios ha puesto en nosotros de vivir por los demás”. ¡La clave es compartir”, agregó el sacerdote católico. En la actividad, que se extendió por cerca de dos horas, se presento también el cantautor dominicano Padre Chelo.