Remodelan y limpian en Patología Forense

http://hoy.com.do/image/article/280/460x390/0/B98DA9B7-78E1-4B54-8C24-ECC39819EF9F.jpeg

POR ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
El Instituto Nacional de Patología Forense vive un proceso de recuperación que incluye remodelación, higienización y nuevas normas para recibir cadáveres para estudio de causa de muerte. El doctor Sergio Sargio Sarita Valdez, director del Instituto, dijo que ya no se recibirán cadáveres en estado de putrefacción, porque ahora hay una ambulancia equipada para que los patólogos acudan al lugar para realizar su trabajo.

“La gente podrá llevar desde ya los cadáveres al Instituto de Patología Forense, pero no los que están podridos”, precisó Sarita, quien garantizó que en esta gestión esa área avanzará en forma significativa.

La remodelación tuvo un costo de superior a los RD$3 millones, pero el mayor aporte lo hicieron los empleados y el personal de la institución.

Sarita Valdez dijo que ya no habrá más cadáveres tirados en el piso, porque ese es un lugar de estudio.

El experto en Patología Forense pidió disculpas a los vecinos y al país por los problemas que creó el mal olor y la contaminación en los alrededores de la Ciudad Universitaria.

“Aquí ya no se acumulan ni se apilan los cadáveres, ya no está el millón de moscas que rodeaba el edificio y que molestaba a los vecinos”, señaló Sarita Valdez, al pronunciar unas palabras en el acto de relanzamiento de la institución.

Sostuvo que Patología era la institución más desacreditada del sistema, allí los médicos trabajaban en condiciones inhumanas.

Patología tiene dos plantas nuevas, una ambulancia, acondicionadores  de aire y una nevera en buenas condiciones para mantener los cuerpos en buen estado.

“Este es un lugar de trabajo científico, de investigación de causa de muerte y se mantiene la dignidad de la gente que trabaja y de los muertos que llegan”, dijo.

Sarita dijo que ya están depositados los planos para la construcción de un Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencia Forense, se intenta conseguir los terrenos cerca del cementerio Cristo Redentor.