Renault Trezor: diseño futurista

d8

En el Salón del Auto de París, abierto del 1 al 16 de octubre, Renault presentó un Concept Car denominado Trezor que nos ha dejado atónitos y que es un espectacular coupé eléctrico de dos plazas que traza las futuras líneas de diseño de la firma del rombo.
Este prototipo deportivo se inscribe en la renovación estética que comenzó Renault en 2010 con el prototipo DeZir. A simple vista destacan las proporciones del auto: su escasa altura (apenas supera el metro) resalta tanto la generosa anchura (2,18 metros) como la longitud (4,7 metros). La carrocería está fabricada en fibra de carbono para reducir el peso, que cifra en 3.520 libras. El acceso al habitáculo es muy peculiar, ya que carece de puertas convencionales. La parte superior se eleva para abrirse como si fuera una cajita para joyas y dentro se encuentra el tesoro: un interior moderno y futurista de color rojo y fabricado con materiales nobles. Bajo el baúl delantero se encuentra un compartimento para equipaje que puede albergar dos valijas. El cuadro de instrumentación se agrupa en un sistema multimedia con una gran pantalla táctil de Ultra Alta Definición en forma de “L”, que permite visualizar la instrumentación de formato vertical.

Además, el Trezor incorpora tres tipos de conducción, autónoma, normal y deportivo. Cuando se elige circular con el piloto automático, el volante, de dos radios de aluminio, se estira a lo ancho para disponer de una vista panorámica del cuadro de instrumentos y así disfrutar el viaje de un manera más entretenida (viendo una película o leyendo).
A nivel mecánico, el Trezor monta un motor eléctrico que desarrolla una potencia máxima de 350 caballos. Su rendimiento permite acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, y gracias a la disposición de las baterías, una en la parte delantera y otra en la parte trasera, el reparto de masa es óptimo con un centro de gravedad especialmente bajo.