Renuncian ministros

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/4CDDF70B-6EAC-4AA8-AA54-CE64925A66AD.jpeg

BEIRUT (AFP) – Los cinco ministros chiitas de Hezbolá y Amal en el gobierno libanés presentaron ayer sábado su dimisión, rechazada por el primer ministro, dando un portazo con el que se agudiza la tensión entre la mayoría antisiria y una oposición que exige más protagonismo.    “Hemos dimitido porque la mayoría insiste en ejercer el poder en solitario”, declaró a la AFP el jefe del bloque parlamentario de Hezbolá, Mohammad Raad.

“No queremos ministros que sigan a ciegas a la mayoría”, añadió.

   “Se trata de una advertencia para la mayoría” antisiria, señaló, después del fracaso de las conversaciones entre los dirigentes libaneses para formar un gobierno de unidad nacional.

   Los movimientos prosirios Amal y Hezbolá anunciaron en un comunicado conjunto la dimisión de sus ministros.

   “Ante la insistencia de algunas fuerzas de la mayoría en poner condiciones al diálogo y ante el rechazo de una participación eficaz en el gobierno de unión (…) y para permitir a la mayoría que ejerza el poder, anunciamos la dimisión de nuestros representantes”, afirman los dos partidos.

   El primer ministro libanés, Fuad Siniora, rechazó su dimisión en un comunicado en el que “insiste en que participen en el gobierno”.

   Siniora afirma no haber sido informado oficialmente de la decisión que, según él, conoce “por los medios de comunicación”.

   Estas renuncias, que no implican una caída del gobierno, exacerban aún más la crisis política en la que está sumido el país.

   El poderoso Hezbolá chiita, apoyado por Siria e Irán y que tiene dos ministros de los 24 que componen el gabinete, dominado por las fuerzas antisirias, exige junto a prosirios y cristianos la formación de un gobierno de unión nacional, en el que la oposición tendría una minoría de bloqueo.

   El movimiento Amal, al que pertenece el presidente del Parlamento, Nabih Berri, también aporta dos ministros al gobierno, mientras que el quinto ministro que presentó la dimisión es un chiita próximo a los partidos chiitas.

   La mayoría parlamentaria antisiria, dirigida por Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado Rafic Hariri, se niega a conceder a la oposición la minoría de bloqueo que pide, porque considera que se trata de una argucia con la que Siria trataría de regresar al primer plano de la escena política libanesa.

   Hezbolá y sus aliados se han propuesto, por su parte, reforzar su influencia en el gobierno, nacido de las elecciones celebradas después de la retirada de las tropas sirias de Líbano.

   Pero las negociaciones se saldaron de nuevo con un fracaso el sábado, debido principalmente a las divergencias sobre la creación de un tribunal internacional para juzgar a los sospechosos del asesinato de Hariri en 2005.

   Si la oposición contase con una minoría de bloqueo podría impedir la creación de este tribunal, que necesita la aprobación del gobierno.

   Una comisión de investigación de la ONU acusó, en informes preliminares, de este asesinato a personalidades sirias y a sus aliados.