Reo asume asesinó unas 49 personas

http://hoy.com.do/image/article/235/460x390/0/5DF62C0D-6E4D-4629-B65B-1C150224D2B6.jpeg

COLORADO SPRINGS, Colorado, EE.UU. (AP).- Un reo que cumple una condena a cadena perpetua por el asesinato de una adolescente dice haber matado a 48 personas en todo el país y a una en Corea del Sur. De ser cierto, sería uno de los peores asesinos múltiples en la historia de los Estados Unidos con 49 víctimas en total.

Robert Charles Browne, de 53 años, dijo a las autoridades que los asesinatos ocurrieron de 1970 hasta el año en que fue arrestado, en 1995. El jueves se declaró culpable de uno de esos asesinatos, el de una joven en Colorado Springs en 1987 poco antes de su detención.

Hasta ahora, las autoridades sólo han podido corroborar seis de sus asesinatos admitidos detalladamente, tres en Luisiana, dos en Texas y uno en Arkansas, dijo el alguacil del condado de El Paso Terry Maketa.

Agregó que la admisión de Browne podría ser cierta, aunque también consideró que pudiera ser una exageración.

El abogado público de Browne, Bill Schoewe, no contestó mensajes que se le dejó.

Browne alega que su ola de asesinatos comenzó con un soldado en Corea del Sur, en 1970, lo cual Maketa dijo no ha sido verificado.

Los otros 48 casos que se atribuye serían 17 homicidios en Luisiana, nueve en Colorado, siete en Texas, cinco en Arkansas, tres en Misisipí y uno en el estado de Washington. En California, Nuevo México y Oklahoma habría matado dos personas en cada estado, según el alguacil.

Browne se declaró culpable en 1995 de raptar y asesinar en 1991 a Heather Dawn Church, de 13 años, de Black Forest, pueblo al norte de Colorado Springs. Fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad bajo palabra. El jueves, se declaró culpable de asesinar premeditadamente a Rocio Sperry, quien tenía cerca de 15 años cuando murió hace 19 años.

Las declaraciones están contenidas en una declaración jurada de 44 páginas, la cual muestra la imagen de un asesino que despreciaba a las mujeres y creía que estaba justificada asesinarlas, que se reunía con sus víctimas todos los días, incluso en situaciones cotidianas, como el bar de un motel, un edificio de apartamentos e incluso en una tienda en la que trabajaba.

De acuerdo a las autoridades, Browne fue el menor de nueve hijos en una familia de la localidad de Coushatta en Luisiana que abandonó la escuela secundaria y luego fue dado de baja del Ejército de Estados Unidos por consumo de drogas.

El reo dijo que había utilizado éter para desvanecer a una mujer que trataba de seducir y luego “usó un picahielo sobre ella’’. Añadió que también recurrió a una sustancia mata-hormigas para someter a otra mujer y atacarla casi 30 veces con un destornillador.

“Nadie logró escapar; nadie recibió la oportunidad’’, dijo Browne a investigadores en una serie de entrevistas carcelarias. “Si vas hacerlo, hazlo solo’’, consideró.

De confirmarse las declaraciones de Browne, tendría en Estados Unidos un peor registro de muertes que Gary Ridgway, de Green River en Seattle, que en el 2003 fue considerado el asesino múltiple más sanguinario en Estados Unidos. Ridgway admitió 48 homicidios pero una ocasión dijo que había matado hasta 71 mujeres, según transcripciones de entrevistas.