Reportaje
Crimen organizado obliga al
DNI a renovar sus técnicas

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/70E51D09-99A5-4286-965C-1B702741CB97.jpeg

MINERVA ISA Y ELADIO PICHARDO
m.isa@hoy.com.do
Restaurar su imagen, dar el salto del “caliesaje” a la investigación profesional, pasar de la represión a la prevención, ardua tarea en la agenda de un organismo que ha sido instrumento de vendetta política de los gobiernos de turno, que aunque cambió de nombre, de hombres y de tácticas, sigue estigmatizado por los horrendos crímenes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), todavía despierta suspicacias, temor, recelo.

El Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), entidad con ojos y oídos atentos diseminados en toda la geografía nacional y países o ciudades con alta concentración de dominicanos. En  parques y plazas, en la oficina o la universidad, en cualquier sitio acecha la vigilancia sin rostro del DNI, siglas que aún infunden miedo. Civiles y militares en una proporción de 60 y 40%, respectivamente, con más de 2,000 “miembros honorarios” entre  colaboradores o informantes. Hombres y mujeres que con suma discreción, simulación y tacto, como simples escuchas o auxiliados con modernas técnicas de inteligencia, una tecnología que transforma las tácticas operacionales, tienen la misión de realizar labores de inteligencia para evitar la alteración del orden, situaciones que atenten contra la nación, sus gobernantes y ciudadanos.

Conminados por los cambios en la compleja sociedad de un mundo globalizado, donde el desarrollo exponencial de la tecnología refuerza el poderío del crimen organizado, los cuerpos de inteligencia deberán ganar celeridad y eficiencia, optimizar los recursos humanos y técnicos destinados a  prevenir el delito,  la detección de  peligros y amenazas que obligan a un trabajo  integrado, a aumentar la capacidad de inteligencia,   a adoptar  tecnología de punta. Avances tecnológicos que dinamicen las investigaciones, como el sistema de acopio de información, una especie de “caja negra” que recién  funciona en el DNI, con una memoria que permite obtener información al instante sobre un caso delictivo específico.

Esos cambios exigen educar, aumentar las destrezas en procesamiento y análisis de la información, incluyendo la seguridad informática. Obtener una información de alta confiabilidad de parte de los informantes del DNI, donde hay más de 700 miembros activos permanentes, dice el director del organismo,  vicealmirante Sigfrido Pared Pérez, quien agrega: También hay miembros honorarios que alcanzan a 2,000 y pico de hombres, todo depende de la magnitud, de las necesidades en diferentes áreas que podamos tener en un momento determinado.

El DNI maneja una inteligencia estratégica, analistas procesan la información, elaboran informes de alta confidencialidad que llegan al Presidente. Informes que  alertan a las instituciones o personas involucradas, previenen la ocurrencia de situaciones peligrosas para el Estado.

Legalmente, ese organismo pertenece a las Fuerzas Armadas -lo que no se cumple-, opera sólo para el Presidente por cuestiones estratégicas, apunta el oficial, señalando que  una de las transformaciones dentro de la proyectada ley del sistema nacional de inteligencia, es  que el DNI sea independiente.

Actualmente está inmerso en un proceso de modernización, consciente de su misión preventiva, no represiva, en pro de la seguridad nacional, la que, como afirma Pared Pérez, es una cuestión de supervivencia de una nación. Más aún frente a los retos planteados  por la evolución del entorno estratégico.

— Indiscutiblemente –dice- los nuevos tiempos han obligado a las FFAA, y particularmente a las áreas de inteligencia, a trabajar mucho más de cerca para potenciar los servicios, porque muchas veces ese celo que se produce en la inteligencia, que es natural, hace que perdamos oportunidades de explotar situaciones y se inviertan más recursos. Con estas coordinaciones internas progresamos en cuanto a  las necesidades de los organismos operacionales  de las FFAA, la Policía y la DNCD para que puedan responder y darle más seguridad a la población.

Como parte de su renovación, el DNI instaló la “caja negra” disponible en cada dependencia. “Inmediatamente entramos a investigar un caso específico, una persona específica,  ya cualquier dependencia puede tenerlo automáticamente en su computadora, de tal manera que se limita el tiempo de investigar cualquier tipo de situación que se produzca. Eso va a facilitar de manera productiva el servicio de inteligencia para  dar mejores productos. Funciona hace apenas dos meses, es una novedad”.

Consiste en un dispositivo con una memoria de cada persona que delinque, narcotraficante, terrorista, un prontuario donde al instante se investiga una situación especial y sus antecedentes, permitiendo una depuración inmediata.

Seguridad.  En  los últimos años, principalmente desde 2005, dice Pared Pérez,  la seguridad ciudadana se convirtió en  casi un problema de seguridad nacional porque alteró el sistema de vida del dominicano, y como tal era una preocupación del Presidente. Consecuentemente, se puso en alerta a los organismos de inteligencia, a fin de  lograr una integración que  permitiera sacar beneficios de las informaciones para  contrarrestar la delincuencia que arropa a la ciudadanía.

–A raíz de esa situación se estableció en el DNI una oficina conjunta donde hay un oficial de la PN, del J-2, de A-2 y de Aduanas permanentemente las 24 horas del día, para que cualquier información que  llegue esté simultáneamente en  todas esas dependencias, una forma de  facilitar la información y que no se frene en cuestiones burocráticas.

Las claves

Cambiar su imagen

 La maltrecha reputación del DNI,  temido por su represión y las intervenciones telefónicas a ciudadanos  podría restaurarse mediante una transformación profunda para que deje de ser un organismo al servicio de los  partidos políticos en el poder, eliminando la extorsión a los ciudadanos y otras prácticas divorciadas de los principios y fundamentos de su misión.

Difícil, no imposible

Difícil tarea de desembarazarse del estigma del SIM, crear la confianza de que a cada paso aceche  un “calié”, sobre todo en la generación que quedó “neurotizada” por el tenebroso SIM,  Difícil pero no imposible. Un imperativo de un régimen sustentado en un estado de derecho, en el que impere la seguridad ciudadana, el respeto de los derechos humanos.

 Mentalidad

La modernización e institucionalización del DNI, cimentada en los principios de la reforma de las FFAA y enfocada hacia la seguridad del Estado, tiene como gran reto un cambio de mentalidad que vaya acorde con un gran salto cualitativo.

 Educación

Elevar el nivel educativo es  vital  para el desarrollo pleno de los organismos de inteligencia. Junto a los conocimientos tradicionales, se contemplan aspectos de procedimiento y organización interna,  así como brindar seguridad a la productividad y  generación de los recursos.

Antecedentes

La historia del DNI se remonta al tenebroso SIM, desaparecido a la muerte de Trujillo en 1961, cuando surge la Agencia Central de Inteligencia  (ACI),  dependencia de la secretaría de Interior y Policía.

El 15 enero de 1962, fue creada la Dirección General de Seguridad (DGS),  vigente hasta el 20 de marzo de 1964, cuando mediante la ley 196 el Triunvirato creó el actual DNI,  adscrito a la Presidencia de la República.

El 22 de julio de 1978 es modificada la ley orgánica del DNI por medio de la ley 857, estableciendo que el organismo de inteligencia pasara a depender de las FFAA..

Fuentes abiertas 

El dominicano, cuando  oye la palabra seguridad lo relaciona al DNI, primeramente al SIM -dice Pared Pérez-, pero ese no era un servicio de inteligencia sino de  represión al servicio de un dictador.   Antes la gente creía que la  perseguían, oyéndole las conversaciones telefónicas, ya eso  no es necesario,  era entendible en los años 60 y 70, porque no había muchos medios informativos,  ya no, no hay cosa que pase a la que no se tenga acceso por  internet,  periódicos, radio, televisión. Hay un bombardeo de informaciones  que es difícil  codificarlas todas.. Un grupo de alistas las recoge y saca unos productos de inteligencia para que el Presidente tome decisiones en situaciones  críticas. Un handicat es que la gente no sabe cuando tenemos éxito en una misión, sólo cuando fracasamos.