Reportaje
Narcotráfico, principal amenaza a combatir  para el Ejército Nacional

Proceso de modificación. El Ejército Nacional se ha propuesto para los próximos dos años continuar el proceso de modernización, readecuación y difusión de las normas legales y reglamentarias que rigen esa institución armada, para mantenerse acorde con los lineamientos  derivados de las Fuerzas Armadas.

Narcotráfico, el incurable y peligroso cáncer social que ha penetrado a casi todos los estamentos de la sociedad dominicana,  figura como la  principal amenaza “no militar” a la seguridad nacional que debe ser combatida, a sangre y fuego, por las Fuerzas Armadas, y en lo que hace énfasis el Ejército Nacional en su Plan Estratégico para los próximos dos años.

Además del  lucrativo comercio ilícito de las drogas tóxicas, en grandes y pequeñas cantidades, el Ejército Nacional incluye como amenazas a la soberanía nacional y a la seguridad nacional, el crimen organizado y la delincuencia común, la inmigración ilegal y el tráfico de personas.

También incluye el tráfico de armas, explosivos químicos y municiones, la degradación del medio ambiente, el lavado de activos, los desastres naturales u ocasionados por el hombre, los delitos informáticos,  la corrupción, el contrabando y el terrorismo.

En su “Plan Estratégico Visión 2008-2010”, el Ejército Nacional plantea una serie de objetivos y reafirma los principios de obediencia a la Constitución y las leyes, el patriotismo, no deliberación, legitimidad, respeto a la jerarquía, obediencia, efectividad, eficiencia, espíritu de cuerpo, respeto a los derechos humanos, unidad de acción, carácter preventivo de la acción militar y enfoque de género.

Este plan estratégico del cuerpo castrense fue dado a conocer a un grupo de directores y ejecutivos de  medios de comunicación durante un encuentro en el que participaron los miembros del Estado Mayor General y del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

La exposición por parte del Ejército Nacional estuvo a cargo del general de brigada Milton de Jesús Frías Gómez, director de Operaciones de esa institución.

Para enfrentar los retos y cumplir su misión, el Ejército Nacional refiere que cuenta con cinco armas básicas de las Fuerzas terrestres: Infantería, Artillería, Blindados, Caballería e Ingeniería, organizadas bajo una estructura directa de mando compuesta por el Jefe de Estado Mayor, el Subjefe de Estado Mayor, el Inspector General, un Estado Mayor Coordinador,  Especial  y  Personal.

El jefe del Ejército Nacional, mayor general Joaquín Virgilio Pérez Féliz,  asegura que  de esa estructura emanan las formaciones de los comandos operativos mayores, que se corresponden con las brigadas: seis de Infantería, una  Apoyo de Combate, una Dirección General de Entrenamiento Militar, un Comando  de Apoyo de Servicios, un Regimiento de la Guardia Presidencial, una Comandancia General y un regimiento de Caballería Aérea.

Obviamente, los militares no ofrecen detalles del número de hombres, ubicación, ni de armamentos.

El Ejército Nacional no es una excepción.

Son temas de “seguridad nacional” y se manejan con mucho hermetismo.

Entre los Objetivos Estratégicos del  Ejército Nacional (OEEN) para el “Plan Estratégico” de los próximos dos años se hace referencia a la necesidad de organizar ese cuerpo armado “de manera que cada unidad cuente con el personal que necesita para cumplir las misiones que se le asignen”.

En lo referente al OEEN, se pretende consolidar un Subsistema Nacional de Inteligencia Militar como parte del Sistema Nacional de Inteligencia, bajo la coordinación del J-2, el Director de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto de la secretaria de Estado de las Fuerzas Armadas (SEFA), integrado por el G-2, del Ejército Nacional, M-2, de la Marina de Guerra, A-2, de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD)  “y los oficiales de inteligencia de las diferentes dependencias operativas  de las Fuerzas Armadas, para que además de las funciones  tradicionales que ejecutan, puedan desarrollar esfuerzos  de manera coordinada, a  fin de abordar conjuntamente  las amenazas y riesgos existentes, así como emergencias, para garantizar de esta manera que estemos en capacidad de dar la respuesta adecuada”.

Otro componente importante es que el Ejército Nacional reorientará el sistema de educación, entrenamiento y formación militar, “involucrando otras dependencias generadoras de doctrina, tales como la Dirección General de Entrenamiento Militar y otras escuelas especializadas, tomando como base  la doctrina de las operaciones conjuntas de las Fuerzas Armadas, de manera que los planes y programas de capacitación y entrenamiento de todo el personal se identifiquen  con nuestras amenazas, riesgos, y necesidades de operación y respuestas reales”.

Amenazas

1.-Narcotráfico.

2.-Crimen organizado y delincuencia común.

3.-Inmigración ilegal.

4.-Tráfico de personas.

5.-Tráfico de armas, explosivos químicos y municiones.

6.-Degradación del medio ambiente.

7.-Desastres naturales u ocasionados por    el hombre.

8.-Delitos informáticos.

9.-Corrupción.

10.-Contrabando.

11.-Terrorismo.

Lavado de activo

Zoom

Visión

Proyectarse   como  un ejército  moderno,  profesional, organizado y  entrenado  para cumplir su misión en forma  eficiente, en base a la excelencia del personal y al mejoramiento de su calidad de vida; afianzado en sus valores, integrado al desarrollo del país  y capaz de enfrentar con éxito las amenazas y desafíos, de tal forma que podamos ser la institución que más aporte al fortalecimiento y total consolidación  de la democracia  y el progreso de la nación.

MISIÓN

Organizar, equipar y entrenar las fuerzas terrestres de la Nación, para que estén en capacidad de ser empleadas de manera independiente, conjuntas o combinadas, en la defensa de nuestro territorio, para garantizar la soberanía, el orden público, el desarrollo social, político, económico, mantener la paz y ser el ingrediente primordial para crear las condiciones favorables que permitan el desarrollo de las actividades productivas, bajo un clima de máxima seguridad.

MAYOR GENERAL JOAQUÍN VIRGILIO PÉREZ FÉLIZ, nació el 8 de marzo del 1951, en  Barahona, donde realizó sus estudios primarios y secundarios. Está casado con la señora DINELIA ANTONIA GUZMÁN DE PÉREZ, con la cual ha procreado tres hijos.

 Ingresó al Ejército Nacional como Aspirante a Cadete en fecha 5 de marzo de 1971, graduándose como 2do. Tte. de Infantería, E.N., el 15 de abril de 1975, en la actualidad tiene 34 años y 11 meses en servicios.

Dentro de su preparación académica podemos citar los siguientes cursos: Básico de Infantería para Oficiales, Capacitación para Oficiales de Infantería C-1, Básico de Inteligencia, Paracaidismo Militar, Operaciones Conjuntas y Combinadas, Comando y Estado Mayor.

Estos cursos han sido realizados en diferentes centros de estudios militares dentro y fuera del país, como: Escuelas de las Américas, Fort Gulick (panamá), Instituto Militar de Educación Superior, IMES, Dirección General de Entrenamiento Militar, E.N., y Academia Militar del Ejército Nacional “Batalla de las Carreras” en la República Dominicana.

Desde el momento de su graduación en la Academia Militar, ha ejercido en las diferentes unidades y comandos del Ejército Nacional funciones como instructor en la academia militar por un período de cuatro años, luego como comandante de pelotón, comandante de compañía, comandante de batallón, entre los que podemos mencionar: Comandante del Batallón de la Guardia Presidencial, E.N., Comandante del 2do. Batallón de Infantería “FRS”, E.N., Comandante del 5to. Batallón de Infantería “GFV”, E.N., Comandante del 6to. Batallón de Cazadores, “GGL”, Ejército Nacional y Comandante del 7mo. Batallón de Infantería “GOT”.