Repsol acepta negociar pago con Argentina

ESPANA-ARGENTINA REPSOL

BUENOS AIRES. AP. La junta directiva de Repsol aprobó negociar un acuerdo sobre un pago por parte de Argentina para compensar a la petrolera española por la expropiación de la división YPF del año pasado y sus activos en yacimientos petrolíferos y gasíferos.

La empresa informó el miércoles en un comunicado que sus equipos negociarán con Argentina “a fin de buscar una solución justa, eficaz y pronta a la controversia”.

El comunicado no abordó cantidades, pero una persona con conocimiento directo del acuerdo preliminar puso la cifra en 5.000 millones de dólares en bonos argentinos denominados en dólares estadounidenses.

Repsol retiraría sus demandas legales contra Argentina por haber tomado control de la participación de Repsol en YPF sin compensación, dijo la persona, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a revelar detalles.

Este principio de acuerdo a primera vista le asegura a Repsol una compensación en efectivo al corto plazo y no esperar al fallo favorable de un litigio que puede demandar años. Para Argentina implica una mejora de su desgastada imagen internacional en momentos que necesita de capitales frescos y México, a través de Pemex, tiene el camino despejado para sumarse a la exploración de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en la Patagonia argentina, uno de los yacimientos más ricos del mundo.

Los analistas señalaron que el arreglo es beneficioso para Repsol y España porque pone un fin a 18 meses de tensiones bilaterales que comenzaron cuando España estaba tambaleándose al borde de un posible colapso financiero.

La expropiación de YPF, que se concretó en abril de 2012 a partir de una ley aprobada en el Congreso argentino, llegó en un mal momento “cuando España peleaba por mantener la credibilidad internacional” en sus “intereses en el exterior” y fue “un golpe especialmente fuerte, con un socio clave en América Latina”, dijo a la AP Antonio Barroso, analista de la consultora Teneo Intelligence en Londres.

La junta directiva de Repsol dio luz verde a un acuerdo preliminar firmado el lunes en Buenos Aires por representantes de los gobiernos de Argentina, España y México, el cual tiene intereses en la compañía española a través de la petrolera Pemex.

“El proceso deberá atender a las exigencias que plantea la complejidad propia de un asunto tan relevante y responder a los términos y garantías apropiados para asegurar su eficacia. A tal fin, el consejo de administración ha acordado la contratación de un Banco de Inversión de prestigio internacional para apoyar al equipo de Repsol y facilitar una conducción profesional del proceso”, dijo Repsol en la nota enviada a la prensa.

El gobierno de Cristina Fernández expropió en 2012 a Repsol el 51% de sus acciones en YPF, bajo el argumento de que la petrolera española no había invertido lo suficiente en la exploración y explotación de nuevos recursos, obligando al país sudamericano a gastar varios miles de millones de dólares en importación de combustibles.

Repsol, que negó las acusaciones, inició acciones legales contra Argentina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial, y exigió una compensación de 10.500 millones de dólares.

“Para la Argentina era indispensable lograr este acuerdo; estuvimos un año en falta con Repsol (para compensarla). Es un primer paso para reestablecer la confianza”, dijo a la AP el ex secretario de Energía Emilio Apud, quien fue muy crítico con la forma en que su país expropió la empresa.

Agregó que Repsol ha aceptado la compensación ofrecida por Argentina porque era preferible contar cuanto antes con el efectivo que tener que esperar años a ser indemnizado.

Para el economista Aldo Abram, de la consultora Exante, “resolver esto era una señal fuerte en términos de los derechos de los inversores. Habrá más posibilidad de que la gente quiera invertir su dinero en Argentina”.

Según la Asociación Empresaria Argentina, el acuerdo es “particularmente importante en momentos en que se inician negociaciones comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea, en las que Argentina debe participar activamente, de modo de obtener acceso a nuevos mercados y ampliar los existentes con criterio de reciprocidad”.

Según expertos, con la solución del conflicto, YPF reflotaría los principios de entendimiento logrados con varias empresas extranjeras antes de la expropiación que estaban interesadas en invertir en el yacimiento de Vaca Muerta, situado en la provincia patagónica de Neuquén y el tercero más importante de petróleo y gas no convencionales del mundo.

Repsol había iniciado una demanda contra el gigante Chevron por su reciente acuerdo con YPF para explotar un área de Vaca Muerta, lo cual había espantado a otras petroleras interesadas.

La mexicana Pemex, accionista de Repsol y que intercedió para la consecución del arreglo, ve ahora abiertas sus posibilidades para invertir en ese reservorio.

Arturo Carranza, analista mexicano de Solana Consultores, dijo a la AP que cualquier incursión de ese tipo tiene que ser decidida antes por YPF y el gobierno de Argentina.    Agregó que si bien Pemex no cuenta con la experiencia en proyectos no convencionales es común que para ese tipo de exploraciones se realicen convenios en los que varias empresas aportan inversión y capital humano.

“Para Pemex resultaría muy atractivo poder tener algún tipo de experiencia en la explotación de este tipo de yacimientos, porque en el norte del país tenemos proyectos de gas lutitas muy parecidos a Vaca Muerta y en función de esto podríamos adquirir experiencia y podríamos también asimilar tecnología para poder explotar los nuestros de la manera más óptima”, afirmó Carranza.

Los depósitos de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta incrementarían las reservas petroleras argentinas en al menos 750 millones de barriles y probablemente hasta tres veces más esa cantidad, según Michael Lynch, de la consultora Strategic Energy & Economic Research.

Argentina pasó de ser un exportador de petróleo y gas hace menos de diez años a gastar miles de millones de dólares anuales en la importación de esos insumos, especialmente gas.

*(Los corresponsales Alan Clendenning en Madrid; Luis Andrés Henao en Santiago de Chile, y Débora Rey en Buenos Aires contribuyeron con este reporte).