República Dominicana justifica abstención

GINEBRA (EFE).- Cuatro países latinoamericanos que se abstuvieron en la votación de una resolución contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU justificaron ayer su decisión al indicar que el texto no va a mejorar la situación en la isla.

Argentina, Brasil, Paraguay y la República Dominicana señalan en una declaración conjunta presentada ante la Comisión de la ONU que la resolución “no contribuye genuinamente en las actuales circunstancias al mejoramiento de la situación de los derechos humanos en Cuba”.

Los cuatro países figuran entre los 15 que se abstuvieron en la votación de la resolución presentada por Estados Unidos y la Unión Europea y que fue aprobada el pasado 14 de abril con 21 votos a favor y 17 en contra.

Entre los que votaron a favor había también cuatro latinoamericanos -Guatemala, Honduras, México y Costa Rica- y de los que lo hicieron en contra destacaron Rusia, China y Sudán

En el texto de la resolución se pedía al Alto Comisionado para los Derechos Humanos que presente un informe sobre la situación de las libertades fundamentales en la isla que incluya una recopilación de otras resoluciones anteriores de condena.

El su declaración, los cuatro países que se abstuvieron destacan además su preocupación por “la utilización de la Comisión por algunos países miembros para criticar a otros o evitar críticas a sus propias situaciones”.

Agregan que esa postura “va en desmedro del aporte que esta Comisión puede realizar al desarrollo progresivo de los derechos humanos”.

También expresan la importancia de que las autoridades de La Habana reconozcan la “universalidad, interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos” como parte del “continuado diálogo” para mejorar la situación.

Finalmente, los citados países destacan los “avances verificados en Cuba en el campo de los derechos económicos, sociales y culturales” y constatan la decisión del Gobierno de liberar algunos presos políticos.

“Alentamos a que se adopten nuevas medidas para asegurar la plena vigencia de todos los derechos humanos, tanto los económicos sociales y culturales como los civiles y políticos”, apuntan en la breve declaración.