Rescatan dominicanos de naufragio

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/A4F8AC11-BE09-4659-8348-15A90DAD0E9E.jpeg

Treitiún ciudadanos dominicanos fueron rescatados  con vida después del naufragio del barco Sea Daimond. Dos turistas franceses, un hombre de 45 años y su hija de 16 ,se encontraban desaparecidos tras el hundimiento del crucero en que viajaban unas 1.600 personas a bordo, ocurrido en el mar Egeo.

   Jean-Christophe Allain y su hija Maud se encontraban en su cabina el jueves cuando el navío encalló en unos arrecifes en las inmediaciones de las costas de Santorini, una de las islas más turísticas del archipiélago de las Cícladas, antes de hundirse unas horas más tarde.

Los informes llegados a Santo Domingo indican que los dominicanos, ninguno de los cuales fue identificado, fueron llevados sin lesiones a Francia después del rescate.

Fuentes de la cancillería dominicana indicaron que el embajador en París, Guillermo Piña Contreras, recibió instrucciones de atender personalmente a los náufragos.

Los 31 dominicanos recibieron documentos especiales  para poder viajar de Grecia a París. Se dijo que se encontraban  en el buque Sea Diamond en un tour de vacacionistas organizado por una agencia local.

 El viernes, cuatro buzos, un patrullero de la policía portuaria de Santorini y avión de la marina de guerra griega  efectuaban búsquedas alrededor del barco hundido, según el ministerio de la Marina mercante.

   Hasta el momento, se ignoran las causas del accidente ocurrido cuando las condiciones del clima eran “buenas”, según el ministerio.

   La policía portuaria de Santorini inició una investigación y el capital del barco náufrago era interrogado por las autoridades.

   En total, 1.156 pasajeros y 391 tripulantes se encontraban a bordo del Sea Diamond, que desde el lunes efectuaba un crucero por las Cícladas, el Dodecaneso y Creta. Santorini era la última escala antes de que el navío volviese al Pireo.

   El “Sea Diamond”, de 143 metros de eslora y con pabellón griego, escoró unos 12 grados después de haberse encallado cerca de Santorini. Una operación de rescate fue organizada inmediatamente para evacuar a los pasajeros y los tripulantes.

   Tres helicópteros Super Puma de la policía portuaria así como otras embarcaciones que navegaban en la zona participaron en esta operación.

Hubo acusaciones de negligencia en el comportamiento del capitán y cinco tripulantes porque supuestamente transgredieron regulaciones internacionales de seguridad del transporte.