Reservas BC: mirando la película completa

En los últimos días varios economistas, algunos vinculados al PRD, han manifestado su preocupación por la supuesta caída en las reservas del Banco Central en el período comprendido entre julio y octubre de este año. Sin embargo, si se observa la película completa el lector podrá notar que las reservas actuales superan las correspondientes del año pasado, que la tendencia es a crecer, y lo más importante, los niveles trimestrales superan con mucho las metas del programa con el FMI.

Las Reservas Internacionales Netas (RIN) (definidas como las reservas brutas menos los pasivos de reservas), alcanzaron un monto de US$3,239 millones en julio de este año y en octubre se redujeron a US$2,668 (una disminución de US$571 millones). Pero si se examinan los datos desde diciembre del 2009, para no agotar al lector con un periodo más largo, se podrá apreciar el real comportamiento de las reservas.

En diciembre del 2009 las RIN alcanzaron el monto de US$2,851 millones y disminuyeron hasta US$2,294 millones en abril del 2010 (US$450 millones menos que las RIN actuales); en noviembre alcanzaron el monto de US$2,656 millones y las RIN cerraron en diciembre del 2010 en US$3,342.7 millones. En este 2011 se redujeron hasta US$2,606 millones en mayo; aumentaron en junio  (US$3,239 millones), para reducirse en octubre y ya al 9 de noviembre  aumentaron a US$2,744.6 millones.

¿Qué explica estas alzas y bajas en las reservas internacionales netas?

El Banco Central adquiere dólares en los mercados cambiarios cuando hay abundancia relativa, o de los bancos cuando requieren de mayor liquidez, especialmente en diciembre, cuando se dispara la demanda de pesos por efecto del doble sueldo. Con estas operaciones el BC evita una apreciación indeseable de nuestra moneda y acumula reservas para satisfacer la demanda del sector público en momentos en que se reduce  la oferta en los mercados cambiarios, evitando así fuertes fluctuaciones en el tipo de cambio. En esa línea, el BC con cierta frecuencia aporta los dólares, por supuesto a cambio de los pesos, para el pago de la deuda externa del Gobierno Central, las compras de la Refinería de Petróleo y los pagos de las EDES a los generadores eléctricos.

Lo importante es que el nivel de las RIN en noviembre de este año es superior a noviembre del 2010, y de  los años precedentes, que los niveles de reservas en la actualidad son mayores a los mensuales registrados el año pasado, con excepción de diciembre, y lo más importante, las metas de reservas trimestrales en el programa del FMI se cumplen con holgura, a tal punto que en las dos últimas revisiones(diciembre del 2010 y marzo del 2011) fueron superadas las metas en US$267 y US$146 millones respectivamente.

Preocupación debió manifestarse en estos distinguidos economistas, especialmente los vinculados al PRD, cuando en el gobierno de Hipólito Mejía las RIN a septiembre del 2003 apenas alcanzaron el monto de US$97.3 millones  y en agosto del 2004 dejaron las reservas netas en US$352.2 millones; pero si se miden de acuerdo al criterio del primer programa del FMI (Reservas Internacionales Netas Líquidas), resulta que esas autoridades entregaron las reservas negativas en US$71.2 millones, vale decir exhaustas las arcas del BC.

En una administración sensata, responsable, cuidadosa en la preservación de un clima de crecimiento con estabilidad, como es el caso de este gobierno, el aumento sostenido de las reservas representa una de las principales metas de la política monetaria y por eso desde agosto del 2004 a noviembre de este año han aumentado en US$2,392 millones, un impresionante 679%.