Residentes en ribera del río
Ozama no dejarán sus casas

Ante la entrada inminente de la tormenta Isaac al país, los residentes en las zonas vulnerables cercanas a la ribera del río Ozama vuelven a vivir el drama al que los ha condenado la pobreza.

Pero se niegan a abandonar sus casuchas de zinc,  a pesar de la advertencia de los organismos de socorro.

Residentes en La Ciénaga, La Barquita y Los Tres Ojos dicen que aún no han recibido asesoría de la Defensa Civil, los bomberos o la Policía Nacional. No obstante, afirmaron que no abandonarán sus viviendas ni sus trastos.

La Barquita.  “Estamos acostumbrados a exponernos al peligro. Sabemos que el río no crece durante las lluvias, sino después que pasan y ya hemos tomado algunas medidas, como recoger las ropas en fundas plásticas y guardar los documentos, pero hasta que el ciclón no entre no nos moveremos de aquí”, aseguró Saira Valdez, residente en La Barquita.

Al igual que ella, Francisco Rosario criticó que sólo la prensa se ha presentado al sector.  “Aquí estamos desamparados, las autoridades únicamente nos miran durante las elecciones, pero para darnos una casa y sacarnos de esta miseria no se acuerdan que existimos”.

Santiago Jiménez, médico del Centro de Atención Primaria San José,  en La Barquita, desmintió a los residentes. “Salud Pública, la Defensa Civil y la Policía han comunicado que el ciclón entrará, pero es la gente que espera el último momento para salir de sus casas, incluso algunos tienen que ser evacuados por la fuerza”, añadió.

La Ciénaga.  Domingo Bueno Paulino, director de medioambiente de la Fundación Comunitaria de Saneamiento Ambiental, precisó que junto a la Dirección de  Aseo Urbano del ayuntamiento del Distrito Nacional trabajan en la limpieza de drenajes, recolección de residuos sólidos y  el corte de las ramas de algunos árboles.

Explicó que la cañada de Bonavides y los sectores Los Coquitos y El Piquete son los más propensos a las inmundaciones, por lo que está elaborado un plan para trasladar hasta las iglesias católicas y evangélicas y la escuela Virgen del Carmen a las familias afectadas.

Sin embargo, Adelina del Carmen y Dominga Méndez, residentes en la Respaldo 9 de La Ciénaga, denunciaron que las autoridades y líderes comunitarios no les han explicado nada de lo que “se va a hacer”.  Fior Matos, quien habita  junto a sus tres hijos una casa con piso de tierra a menos de tres metros del Ozama, dijo que subió sus  pertenencias en blocks para que no se mojen.

Los Tres Ojos.  América Polanco y Ferderis Sánchez saben que se exponen al peligro, pero como no tienen dónde ir se quedarán en sus casas junto a sus hijos. “A veces nos trasladan a una escuela, pero como hay gente que se aprovecha para robar no queremos irnos y dejarlo todo”.

Zoom

El puente flotante

Domingo Bueno Paulino instó a las autoridades a despegar el puente flotante  que comunica a las avenidas Francisco Alberto Caamaño y España, ante el peligro de inmundación que representa para La Ciénaga. Exhortó a Salud Pública a hacer campañas y operativos médicos por la posibilidad de que se propaguen  casos de cólera.