Resistencia iraquí arrecia sus ataques

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/A9FFCC29-9DEF-4D68-891E-0105B769B418.jpeg

BAGDAD.- La resistencia iraquí arreció ayer su desafio abiertamente a las fuerzas estadounidenses en Bagdad, con lanzamiento simultáneo desde viejas carretas de varios misiles contra los hoteles Sheraton y Palestine y el Ministerio del Petróleo, edificios donde causaron grandes destrozos.

En el ataque al Hotel Palestine resultó herido gravemente un civil estadounidense que trabaja para la empresa Halliburton, designada por el gobierno estadounidense para tareas de la reconstrucción del país y donde fue directivo hace algunos años el vicepresidente norteamericano, Dick Cheney.

Los lanzamisiles estaban escondidos en carretas tiradas por asnos, abandonadas cerca de los objetivos y accionadas por un sistema de relojería y entraron en acción a las 7.15 locales (4.15 GMT).

En las carretas se halló un mensaje escrito en el que se pedía “no trabajar más junto a los invasores hasta la liberación de Irak”.

“A todas las fuerzas, especialmente a los judíos y a las fuerzas estadounidenses, salgan de nuestro país. No hagan llorar a vuestras madres”, rezaba el mensaje escrito en inglés.

Según un portavoz militar estadounidense, una ráfaga de misiles golpeó contra el Hotel Palestine, en el barrio comercial de Al Sadun, en el margen izquierdo del Rio Tigris y donde se alojan funcionarios extranjeros y periodistas. Afectó a los pisos 8, 12, 15 y 16.

Algunas personas resultaron con heridas leves a causa de la explosión de los vidrios de las ventanas.

[b]Mueren dos soldados EU[/b]

En tanto, el comando militar de Estados Unidos en Bagdad informó que dos soldados estadounidenses murieron en Irak en ataques separados.

Uno murió la noche del jueves cuando el vehículo en que viajaba pisó un explosivo cerca de la ciudad de Bakuba y otro soldado falleció, y dos más resultaron heridos, el mismo día en una autopista cerca de Ramadi, cuando bajo sus vehículos estallaron dos explosivos.

Mientras, el Ministerio del Exterior de Hungría reportó que un estudiante de esa nacionalidad fue herido de muerte esta semana por soldados estadounidenses en un puesto de control cerca de Ramadi.

[b]Por vender alcohol[/b]

Al menos cuatro personas murieron y otras veinte resultaron heridas al estallar una granada lanzada este viernes por la noche contra varios vendedores de alcohol en el sur de Bagdad, señaló el jefe de la seguridad del hospital de Yarmuk.

“Hace una hora y media (20H00 locales, 17H00 GMT) alguien lanzó una granada y se dio a la fuga. Hubo cuatro muertos y 20 heridos en un mercado de la calle Bayaa”, explicó Zaher Turki, y precisó que un niño de 11 años figura entre los fallecidos y dos policías entre los heridos.

Las víctimas fueron trasladadas a varios hospitales de la ciudad, agregó.

Según el responsable de seguridad, los vendedores de alcohol habían recibido amenazas instándoles a cerrar sus tenderetes en este período del Ramadán, el mes de ayuno musulmán.

En el mercado había instalados seis puestos de vendedores de alcohol que abrían día y noche, indicó a la AFP un comerciante, Ahmed Hussein, quien confirmó el aumento de las amenazas desde el comienzo del Ramadán.

Los puestos “existen desde la caída del régimen de Saddam Hussein, y creo que mañana no reabrirán”, agregó.

[b]El ataque al Palestine[/b]

Es la segunda vez que el Palestine es blanco de un ataque, ya que en abril, cuando las fuerzas extranjeras entraban a Bagdad, un tanque estadounidense disparó contra el hotel. El proyectil causó la muerte de dos periodistas.

Hoy, casi simultáneamente, un solo misil dio contra el hotel Sheraton Ishtar, ubicado frente al Palestine, en un área férreamente controlada por los militares estadounidenses.

En el Sheraton algunas personas fueron lesionadas por la caída de mampostería.

Un portavoz militar estadounidense dijo que los misiles, del tipo Katiushka, tenían como dirección solamente el Hotel Palestine, pero uno erró el blanco e impactó contra el Sheraton.

El tercer objetivo de los ataques fue el Ministerio de Petróleo, del que depende la principal industria iraquí, vital para la reconstrucción del país cuya economía quedó devastada tras el embargo económico que rigió desde 1990 hasta hace pocos meses.

El edificio estaba vacío ya que era viernes, día de descanso en Irak.

En cercanías de los edificios golpeados, los militares estadounidense encontraron dos carretas tiradas por asnos que tenían camuflados lanzamisiles y algunos misiles.

Un hombre fue detenido cuando viajaba en una camioneta llevando proyectiles.

El jefe de la policía iraquí, Ahmad Ibrahim, dijo que otras dos carretas similares fueron halladas a 200 metros de la embajada de Italia en Bagdad.

Los dos carros llevaban unos 30 misiles listos para ser lanzados pero se desconoce cuál era el objetivo, ya que en la zona están ubicadas también las embajadas de Turquía y de India.

Muchas sedes diplomáticas están en el barrio de Al Waziriyah, un área considerada tranquila, que limita con el barrio chiíta y pro Saddam Hussein de Al Adamiyah.

El embajador italiano en Bagdad, Antonio Armellini, minimizó el hallazgo. “No eran necesariamente dirigidos contra nosotros los misiles. Es apresurado sacar conclusiones”, dijo.

En el frente de combate -pese a que Washington declaró el cese de las hostilidades el 1 de mayo- un soldado estadounidense de la Cuarta División de Infantería murió el jueves en una explosión en el norte de Bagdad, en una emboscada de la guerrilla.

El ejército estadounidense informó en un comunicado que un civil húngaro murió el lunes pasado a balazos por no detenerse en un puesto de bloqueo controlado por tropas norteamericanas.

Peter Varga Balazs trabajaba para una empresa estadounidense y es el primer húngaro muerto en Irak, ya que el gobierno de Budapest envió al país árabe unos 300 militares.

“El auto conducido por Varga Balazs se acercó a gran velocidad al puesto de bloqueo pero no acató la orden de detenerse y los disparos hechos al aire por los soldados. En consecuencia, los soldados abrieron fuego contra el y causaron su muerte”, señala el comunicado difundido a los periodistas en Bagdad.