Resolución crea conflicto sobre pago de parqueo

POR LLENNIS JIMÉNEZ
Regidores del Distrito Nacional aprobaron una resolución en ausencia del presidente de la Sala Capitular que ha originado un conflicto en torno al monto que deben pagar los residentes de la calle José Reyes por uso del parqueo municipal.

La resolución que dejaría sin efecto un aumento de RD$800 a RD$1,200 dispuesto por la Asociación de Comerciantes de la calle El Conde (ASOCONDE) fue adoptada el pasado jueves por la Sala Capitular en una sesión presidida por Amadeo Lorenzo Ramírez, pues el presidente titular, Gabriel Castro, se había negado a conocer.

Aunque la Junta de Vecinos de la calle José Reyes confiaba en que sería beneficiada con la resolución, ahora la presidencia del cabildo advierte que no le dará curso, porque fue aprobada en su ausencia.

Lorenzo negó que usurpara la facultad del presidente de la Asamblea Edilicia, al convocar una inmediata sesión extraordinaria.

Mientras que en la mañana de ayer Lorenzo trabajaba en la redacción de la resolución, con un equipo de regidores del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el peledeísta Castro, presidente del Ayuntamiento, reiteraba que la normativa no tiene fundamento.

Dijo que la resolución no procede porque no tiene la fe pública que da el secretario de la Sala Capitular.

La conflictiva ordenanza fue aprobada a “vuelo de pájaro”, en una sesión extraordinaria, en la que de acuerdo a Lorenzo, de los 19 regidores, cinco eran peledeístas, dos reformistas y el resto perredeístas.

Lorenzo explicó que Castro había presidido la sesión ordinaria, en la que se aprobó la autorización para construcción de un edificio de trece niveles en el sector de Bella Vista y que él no respaldó, debido a que su bloque no había conocido el informe rendido por la Comisión de Planeamiento Urbano recomendando que se diera el permiso.

Sostuvo que la conflictiva obra es propiedad de Constructora Molina y el edificio se denomina Torre Laurel Tercera, en la calle Central a esquina Núñez de Cáceres.

Lorenzo planteó que terminada la sesión ordinaria en la que se conocieron los puntos de los informes, una regidora propuso que se conociera la queja de la Junta de Vecinos de la Zona Colonial. “Entonces había quórum, con 19 regidores y me eligen a mi como regidor de mayor edad, a presidir esa sesión extraordinaria, para conocer un único punto”.

Señaló que en esa sesión aprobaron dejar sin efecto el cobro. Dijo que la administración tiene ocho días hábiles para impugnar la resolución que la comunidad acogió para rechazar el aumento de la tarifa al estacionamiento. Precisó que su actuación fue para evitarle un conflicto al síndico Roberto Salcedo con los residentes de la calle José Reyes.

Criticó que la información fuera pública en algunos medios de comunicación señalando se quiso hacer pasar por el presidente del Ayuntamiento. Lorenzo deploró que el secretario de la Sala Capitular, el abogado Luis Yepes Suncar, optara por marcharse de la sesión, tras indicar que debió permanecer en la Asamblea hasta tanto quedaran regidores.

Entretanto, el presidente del Ayuntamiento calificó de “populismo barato” la decisión de Lorenzo y los demás regidores participantes en la sesión extraordinaria.

Castro consideró que con esta medida se le hace más mal que bien a los usuarios del parqueo, tras lamentar que Lorenzo diera muestra de desconocimiento de la función municipal.

Dijo que es falso que Lorenzo pueda presidir sesiones extraordinarias, porque esa facultad por mayoridad de edad solo se contempla para el 16 de agosto de casa año, cuando se elige el bufete directivo. “Eso es simplemente un juego politiquero”.

Castro negó que se opusiera a conocer el caso de ASOCONDE y los residentes de la calle José Reyes, indicando que estaba aguardando que una comisión investigara el caso, ya que no quisieron actúan sin oír a las dos partes. A su juicio, fue una “irresponsabilidad” y una “imprudencia” lo que hizo Lorenzo y reiteró que la resolución es falsa.

EN BELLA VISTA

Castro sostuvo que a los propietarios del edificio aprobado construir en Bella Vista se le había autorizado levantar 21 niveles, según consta en una certificación de Planeamiento Urbano de 1996.

Manifestó que Andrés Navarro, actual director de Planeamiento Urbano, había modificado la densidad de las nueve plantas, pero que la comisión de Planeamiento Urbano de la Sala Capitular, que investigó el caso, aceptó que se hiciera la obra al descubrir que al lado del solar había otro edificio de trece niveles.