Responsabilidad de los padres

Los hechos violentos que han acontecido, protagonizados por menores y adultos en estos últimos meses, deberían hacernos reflexionar profunda y seriamente. Estamos viviendo en una sociedad muy compleja en la cual hay poco tiempo para todo, incluyendo el ocuparse de los hijos. Niños al cuidado de sus abuelos, mientras sus padres trabajan o vacacionan, otros niños se quedan solos frente a un televisor o una computadora, sin ningún control, como si estos equipos fueran excelentes niñeras electrónicas, o entregados al celular permanentemente. Esto tiene una incidencia directa en el desarrollo de hijos o nietos, lo que trastoca los valores que deberían inspirar una educación bien dirigida y responsable.
La TV influye en los niños profundamente, sobre todo si tenemos en cuenta las horas que éstos dedican delante de las pantallas y casi siempre sin compañía de adultos, viendo películas y series que nada aportan, ven sólo violencia, sexo y programas que aparentan cosas normales y que son realmente asuntos extraordinarios, produciendo en los infantes una influencia demoledora. Es por esto que ocurren hechos terribles protagonizados por niños o adolescentes. Es que estamos viviendo en una sociedad anestesiada, donde todo vale, que trivializa el sexo y todas las relaciones humanas y los padres, después que pasan los hechos sólo saben llevarse las manos a las cabezas, al saber que un hijo violó a una sobrina o una amiguita. Son padres que no son capaces de ver su responsabilidad en ese hecho.

Ya es hora de que conversar con nuestros hijos o nietos y dedicar parte de nuestro tiempo en su educación con valores. El afán de superación debe ser una meta y el cariño que se les transmita será una inversión incalculable. Así podremos exigirles buen desempeño y apagarle la TV, que tanta porquería comunica.