Respuesta fiscal a la contingencia

Respuesta fiscal a la contingencia

La economía muestra recuperación aunque persista el vientos en contra de obligaciones asistenciales que recaen sobre el Estado. Dos plagas simultáneas azotan, cada una por su lado, la salud humana y a uno de los fundamentos de la pecuaria que es la porcicultura.

El Gobierno está obligado a disponer de más recursos y preocupa que deba depender excesivamente de un endeudamiento público en ruta a sobrepasar lo razonable. En estas circunstancias, aunque no se quiera pagar el precio político que supone poner la casa en orden, la relación entre el Fisco y los contribuyentes debe revisarse a corto plazo, no solo para recaudar más sino también para ser más racional en el gasto, la atención a prioridades y la concesión de exoneraciones.

El proyecto de reforma fiscal en agenda está técnicamente listo, anunció el ministro de Economía, Miguel Ceara Hattón. ¿Seguirá demorándose el ponerle cascabel al gato? Ascienden la producción y mercadeos que acrecientan patrimonios privados pero sigue faltando una tributación equilibrada que se nutra de los niveles de ingresos altos. Muchas actividades industriales y comerciales siguen siendo exitosas, reflejándose en mayores ingresos aduanales, incluso por gravar consumos de alta gama, además de embarques de materias primas y productos terminados que encarecen el costo de la vida con máximo perjuicio para los estratos sociales medianos e inferiores.

Procede hacer más por el agua

Urge enfocarse en las limitaciones de acceso a recursos hídricos por diversas causas, incluyendo los daños a cuencas y fuentes y las precariedades en el tratamiento para la inocuidad y protección ambiental. Los israelíes, científicamente geniales, han puesto a disposición de los dominicanos medios técnicos para el buen abastecimiento. Hagamos provecho de ellos.

La solución a problemas con el agua debe además dirigirse a eliminar desperdicios, que tan comunes resultan, y urge cambiar la cultura de negarse a pagar por ella. Si el grado de pobreza de la nación dominicana fuera a medirse por la efectividad de las cobranzas de los acueductos parecería que la extrema carencia de ingresos cubre al 80% de la población. Extraño en un país cuyo intenso consumo hace escasear la cerveza. ¿Cuál es el preciado líquido?

Publicaciones Relacionadas

Más leídas