Respuesta política a los números de las encuestas

Indicadores recogidos en estudios, encuestas e investigaciones, dan cuentas de que nuestro país ocupa los últimos lugares en la calidad de la educación, la salud, inversión en políticas sociales, condiciones de la infancia y la adolescencia, la corrupción, accidentes de tránsitos, entre otros. Además, otros datos igualmente escandalosos pintan un cuadro social y político que no se corresponderían con los números que arrojan ciertas encuestas sobre los niveles de aceptación del Presidente/candidato y de su partido.

El brillante sociólogo Cándido Mercedes en su último artículo recoge una serie de datos que cuantifican los grandes déficits sociales e institucionales del país. Nos dice el querido colega y amigo, que entre los países de la región ocupamos el último en Gasto público social % del PIB, antepenúltimo en gasto público en salud, primero en muerte por dengue en lo que va del año, primero en cantidad de muertes por accidentes de tránsito, segundo en embarazo de las adolescentes y naturalmente los campeones de la corrupción en la administración pública y en reformas constitucionales para reelegir al presidente de turno. Casi siempre.

Otros datos sobre la desigualdad y de la corrupción política, son más escandalosos, por ejemplo, al gobernador del Banco Central se le atribuye un sueldo mensual que equivale a lo que ganaría un policía en 25 años de servicios; otro de la ministra de Salud, que equivale al que aproximadamente devengaría un médico del sector en cinco años de servicios. Un regidor del Ayuntamiento del Distrito Nacional en un mes gana lo que ganaría un policía en dos años para que regule el tránsito de la capital y defienda al ciudadano de la criminalidad, ese regidor solo asiste a una reunión mensual del Concejo de Regidores, a veces porque no se celebra ninguna en ese mes a ninguna reunión o simplemente no asiste.

Más aún, el presidente del partido de gobierno expresa públicamente su cuestionamiento a la honradez de Su Presidente/candidato, el Secretario de Organización de ese partido y ex director de la OISOE, fue llevado ante los tribunales por el Procurador General de la República de este gobierno, acusado de lavado de activo, entre otros delitos, además del significativo descontento y fisuras en las filas del peledeísmo.

No obstante, el Presidente/candidato mantiene un nivel de aceptación que supera el 50% y el partido oficial el 40%. según encuestas creíbles. Quizás esto se debería al bajo nivel educativo y al aún no bien explicado cinismo político/social de nuestra población y de sectores profesionales e intelectuales, además por la ineficacia de la oposición toda. Falta una explicación más exhaustiva y convincente para entender la existencia de esa no correspondencia entre la realidad y lo que dicen las encuestas.

Independientemente de eso, los números de las encuestas hasta ahora conocidos no permiten afirmar categóricamente que el PLD ganará las próximas elecciones, tampoco que por los indicadores socio-económicos y políticos las perderá. Para que esto último sea posible, por ahora, lo más efectivo será continuar las denuncias/propuestas basadas en la contundencia del dato, como lo está haciendo el PRM, teniendo la calle como escenario clave de lucha y punto de coincidencia de toda la oposición.