Restan importancia a cartel de Malvinas entregado al Papa

Malvinas

CIUDAD DEL VATICANO. El Vaticano restó el jueves importancia a que el papa Francisco fuera fotografiado durante su audiencia general de cada semana con un cartel que instaba al diálogo entre Argentina y el Reino Unido por las Islas Malvinas.

Ciro Benedettini, portavoz adjunto del Vaticano, sostuvo que dejarse tomar la foto no puede ser interpretado como una toma de posición específica. “Se trata de una foto tomada en el contexto de la audiencia general (de los miércoles) durante la cual numerosos fieles ofrecen al papa muchos objetos, a menudo sólo con el fin de tomarse una fotografía”, explicó Benedettini.

Recordó que el papa ha querido siempre mantener el contacto físico con la muchedumbre que asiste a las audiencias y con frecuencia recibe regalos, objetos, abraza y besa a las personas e inclusive llega a beber mate, la bebida típica que sus compatriotas le ofrecen. La fotografía del pontífice sonriendo cuando le entregaron el cartel con la leyenda “Es tiempo de diálogo entre Argentina y Reino Unido por Malvinas” tuvo amplia repercusión en Argentina, su país natal.

La presidenta Cristina Fernández se sumó a la divulgación de la foto, así como otros integrantes del gobierno, que lo interpretaron como un gesto por parte del pontífice. El jefe de gabinete Aníbal Fernández dijo el jueves a periodistas que el papa “está llamando la atención sobre ponerse a dialogar” y advirtió que “el hecho es fuerte en sí mismo” porque el pontífice “no es cualquier persona; es muy fuerte su voz, aunque hable bajito”.

Argentina y el Reino Unido se disputan la soberanía de las islas desde 1833, cuando tropas británicas se apoderaron del archipiélago austral y expulsaron a una pequeña población argentina. Ambos países se enfrentaron en una guerra por ese archipiélago en 1982, que terminó con la rendición argentina y la muerte de 649 argentinos y 255 británicos.