Retos de la nación

La captación de divisas, de dólares, constituye una prioridad para el Estado y el Gobierno. Y eso es así porque hay las limitaciones y la paralización de obras, según lo expresó el Presidente Danilo Medina en el acto de entrega de 192 escuelas en la provincia La Altagracia, este pasado fin de semana.

De ahí que sea auspicioso el anuncio de la celebración de un foro de inversión en el país. Más que definir políticas, el Estado requiere la creación de una agencia de cooperación internacional como lo hizo recientemente Colombia, a fin de captar cuatro mil millones de dólares en cuatro años.

Se divulgó en la prensa del lunes 19 pasado que de los US$2,179.3 millones de dólares presupuestados para el pago del servicio de la deuda externa durante el 2014, el Gobierno pagó US$579.2 millones en los primeros tres meses del año. De ese monto, US$478.9 millones corresponden a pagos de principal y US$100.2 millones a interés y comisiones.

Sin dudas, la gracia de Dios y la capacidad gerencial del Presidente han hecho disfrutar de una popularidad que sobrepasa el 80 por ciento a prácticamente dos años de gobierno, lo que constituye un hecho sin precedentes en la historia política dominicana.

Pero el país no puede seguir rascándose con sus propias uñas. Y ha tenido que recurrir a la emisión de bonos en varias oportunidades. El propio mandatario admite que los bonos aumentan el servicio de la deuda externa.

El presidente de la República precisó que solo en enero y febrero de este año, el Estado tuvo que utilizar para ese fin 42 mil millones de pesos del Presupuesto de la Nación y que el compromiso del pago de la deuda externa limita la capacidad de inversión en las necesidades que demanda la población en todo el territorio nacional.

Hay que aprovechar todos los escenarios posibles para la generación de divisas, sea por medio de las inversiones o aumentando las exportaciones. Ambas tienden a tener un efecto multiplicador en la economía, y en la generación de empleos productivos.

El foro del SICA que se ha anunciado a realizarse en junio, presidente, bien puede ser otra oportunidad para realizar un seminario de inversión, o al menos, para motivar a que los presidentes asistentes se comprometan a enviar delegaciones importantes al foro de inversión que se hará. Y también para evaluar cómo mejoramos nuestras exportaciones a esa región.

Recuerdo cuando estuve en Corea del Sur que cada viaje del presidente coreano al exterior era con una meta muy precisa en materia económica. Siempre se divulgaba que cada país que visitaba el presidente buscaba realizar algún acuerdo para captar mercados para sus empresas, a fin de mejorar las exportaciones coreanas o para captar inversiones. Lo cierto es que el país necesita aumentar urgentemente las divisas para contribuir a los planes de desarrollo de la nación. Son retos inmediatos que están ahí.