Reunión de ministros de Salud Centro América y República Dominicana

o1

La RESSCAD es una reunión anual del Sector Salud de Centroamérica y República Dominicana. Los días 15 y 16 de octubre de 2015 se celebró en Tegucigalpa, capital de la República de Honduras, la XXXI sesión con el propósito de revisar el cumplimiento de los acuerdos 2014-2015, al tiempo de elaborar la agenda de trabajo programada para el año 2016.

Fui designado por la ministra de Salud, Dra. Altagracia Guzmán Marcelino, para que ostentara su representación en ese importante evento. Junto a los ministros homólogos de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Belice y la anfitriona Honduras tuvimos la oportunidad de exponer y de escuchar los logros y reveses en la guerra que de conjunto libramos en contra de las enfermedades que afectan a nuestros pueblos. Fue un gran conversatorio entre naciones hermanas, sustancioso, franco, abierto y respetuoso en el que todas las opiniones se tomaron en cuenta.

Resultó de gran utilidad la integración del sector agua y de la seguridad social de dichos países, a sabiendas de que sin agua potable y un saneamiento no puede haber salud en la población. De igual manera se hizo hincapié en la seguridad social como garantía de una cobertura universal de servicios médicos para todas las personas sin distingo de etnia, edad, sexo, grupo social o religioso.

Me llamó poderosamente la atención el hecho de que siendo Honduras un país con un ingreso per cápita menor que el de República Dominicana, dicha nación muestre con justo orgullo un indicador de cero mortalidad por dengue, en tanto que nosotros ya arribamos al centenar de fallecidos. ¿Qué actividades han realizado los hondureños para que no se les muera un niño, anciano, ni adulto por esta endemia? Estuvimos indagando las razones y nos fueron ofrecidas las siguientes informaciones: el país tiene una estrategia integrada para enfrentar la enfermedad.

Reactivaron la mesa intersectorial, al tiempo que elaboraron la guía para el manejo de la entidad.
Establecieron un plan de comunicación de riesgos. Conformaron mesas municipales de trabajo en todo el territorio nacional.

Adoptaron planes de contingencia que incluían la eliminación de los criaderos del mosquito transmisor del virus, capacitaron a todo el personal sanitario y llevaron a cabo una labor de comunicación de riesgos para la población. Además invirtieron recursos económicos para el control químico de adultos y larvas del zancudo. El gobierno cuenta con un liderazgo fuerte que ha sido capaz de movilizar a todo el pueblo en acciones preventivas. Los avances en la atención primaria han sido un abono útil en la campaña contra el Aedes aegypti. El solo hecho de sentarse en una mesa, a fin de conformar una agenda sanitaria de prioridades, es un paso sabio, el cual se apoya en la consigna de: “Unidos por la salud de los pueblos”.

En aquella mesa se consensuaron planes para garantizar la seguridad alimentaria nutricional vinculada al impacto del cambio climático. Igualmente se mostró el protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos del tabaco, enfatizándose la lucha contra el tabaquismo. Se analizó la importancia de regulación y vigilancia del uso terrestre de los plaguicidas.

Cambian los gobiernos pero muchos males de salud permanecen; corresponde a todos combatirlos a través de acciones conjuntas y permanentes.