Revisarían contratos si respetan derechos

http://hoy.com.do/image/article/328/460x390/0/D242CC4F-D315-4B89-B1F7-86675B28DEC7.jpeg

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Representantes de las empresas generadoras Ege-Haina, Palamara-La Vega y la Compañía de Electricidad de Puerto Plata (CEPP) manifestaron que las mismas están dispuestas a renegociar con el gobierno los contratos del Acuerdo de Madrid, siempre y cuando se les respeten sus derechos adquiridos.

En declaraciones ofrecidas en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, Tito Sanjurjo, gerente general de Ege-Haina, manifestó que esa empresa le planteó a la comisión renegociadora que se debían respetar los derechos adquiridos por las empresas generadores.

Recordó que así lo plantearon el Presidente Leonel Fernández y Radhamés Segura, vicepresidente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

Sin embargo, resaltó que en la propuesta gubernamental no aparece la compensación por los referidos derechos, pero sí la cancelación de los contratos a partir del 2010.

Sanjurjo expresó además que Ege-Haina podría recurrir a un arbitraje internacional si no llega a un convenio satisfactorio con las autoridades, aunque destacó que esa sería una última opción.

“Hemos conformado un equipo de abogados locales e internacionales, porque el contrato tiene una cláusula que dice que las disputas no se resuelven en el país, sino a través de  un arbitraje internacional, aunque no tenemos problemas en recurrir a esa cláusula, tampoco vamos a recurrir a ella en primera instancia”.

En el caso de la Compañía de Electricidad de Puerto Plata (CEPP), su gerente general, Marcos Cachón, manifestó que para la comisión renegociadora el contrato de esa empresa es ilegal porque no cumple con los cánones de la capitalización.

En ese sentido,  planteó que le explicaron a los representantes gubernamentales la legitimidad de los convenios que tienen con el Estado dominicano.

Sobre ese aspecto precisó que el acuerdo comercial que se cuestiona es el de septiembre de 2002, el cual fue fruto de  una renegociación porque CEPP era la única compañía que tenía un contrato anterior a la capitalización con la antigua Corporación Dominicana de Electricidad (CDE).

“Ese contrato del 2002 fue fruto de un decreto del expresidente Hipólito Mejía, quien creó una comisión de renegociación de contratos, y ahora otro presidente (Leonel Fernández) constituye otra comisión de renegociación que quiere cambiar los términos del mismo.

Con relación a Palamara-La Vega, Mark Hanson, gerente general de la misma, expresó que la posición del gobierno era la de cancelarle el contrato, “pero les hemos contestados que nuestros convenios son buenos y válidos y tienen un valor, pero las autoridades no cuantificaron eso”.

EL POR QUE DE LA RENEGOCIACION

Ante la crisis del servicio energético que se incrementó este año, el gobierno creó una comisión para renegociar los contratos del Acuerdo de Madrid, los cuales extendieron hasta 15 años los acuerdos de compra de electricidad con las empresas generadoras.

La finalidad de esa modificación contractual es, de acuerdo con la posición gubernamental, es reducir el precio del kilovatio hora para que así pueda bajar el costo de la tarifa eléctrica.

Se estima que la energía que pagan los usuarios en la República Dominicana es  una de las más caras del mundo. Precisamente con el propósito de reducir la tarifa se firmó el Acuerdo de Madrid, el 9 de octubre del 2001.

LOS PRINCIPALES PROBLEMAS DEL SECTOR

Tanto Sanjurjo como Cochón se refirieron a los principales problemas del sector eléctrico, y en ese sentido el gerente de Ege-Haina expresó que el fraude es el  inconveniente mayor del sistema energético.

Para Cochón la politización de las decisiones es el gran obstáculo para la búsqueda de soluciones, porque parece que el Estado dominicano cada vez que cambia de administrador cambia de visión.

“Usted puede tener los mejores planes pero si no tiene visión los resultados se alejarán de los objetivos”.