REYNOLD ALEXANDER combina la magia y la risa

a1

Reynold Alexander dejó al público maravillado la noche del viernes con sus trucos, ilusiones y magia, recursos que muy bien combina para provocar risas y emociones.
El “Show de lo imposible” fue realizado en Escenario 360 de la plaza Galería 360, lleno a su máxima capacidad de casi 500 personas, incluyendo muchos niños, algunos de los cuales les tocó subir a escena.
Se trata de un espectáculo interactivo donde el mago de madre puertorriqueña y padre dominicano, pone a participar a varias personas que son escogidas al azar mediante una pelota para que no haya dudas de que sea arreglado.

La noche mágica la abrió el joven mago dominicano Félix Bodden, quien preparó el ambiente para recibir a Reynold Alexander, entre la música introductoria y los aplausos.
El número más riesgoso y sorprendente que hace este último en el escenario es el truco con cuatro navajas de afeitar que “se lleva a la boca” y un punzón con el que simula traspasar su lengua, para el asombro del público.
Reynold tiene un mensaje de reflexión sobre la vida en el show, principalmente en la parte donde trabaja con un espejo. También trata sobre el tiempo, el que pasa, segmento donde utiliza un reloj de arena.
Levitaciones, apariciones, barajas y la participación del público, hacen que las dos horas de duración que tiene la función, pasen en pleno entretenimiento, en medio de música y la dinámica que hace con los presentes.
Desde Las Vegas. Con más de 20 años en el mundo de la magia, este artista nacido en Puerto Rico, se ha presentado en Las Vegas y casi todos los países latinoamericanos.
Vino a vivir a la República Dominicana y a los 13 años regresó a la vecina isla, para desde allí convertirse en el famoso ilusionista que es hoy en día y que ha recorrido el mundo con sus aplaudidas funciones. Se inició en el mundo de la magia a muy temprana edad.
Desde los ocho años está haciendo trucos que su padre Roberto Sebelén le había enseñado.
Ya de adolescente entró a formar parte de S.Y.M. (Society of Young Magicians), sociedad reconocida mundialmente, que agrupa a los magos jóvenes y de la cual Reynold llegó a ser presidente del capítulo de Puerto Rico.
Tiene en su haber que el famosísimo mago David Cooperfield le pidiera que le vendiera uno de sus actos de magia, para hacerlo en sus presentaciones. Y así lo hizo, pero con la cláusula de que Reynold lo pudiera utílizar en países de habla hispana.
Este mismo espectáculo ha sido llevado a Bellas Artes de Puerto Rico.