Rice viaja a Moscú

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/4053319C-8903-4FD6-AEE7-51E7E81A5B97.jpeg

WASHINGTON (EFE).- La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, partió ayer hacia Rusia para un viaje de dos días, en el que ofrecerá a Moscú la zanahoria de incentivos comerciales y el palo de unas críticas moderadas a sus retrocesos democráticos.

Rice tiene previsto llegar hoy martes a Moscú, donde se reunirá con el presidente ruso, Vladímir Putin; el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, y otros altos cargos antes de partir hacia Vilna, donde el miércoles asistirá a la cumbre de ministros de Exteriores de la OTAN.

Según el Departamento de Estado, el objetivo de la visita de Rice a Moscú es preparar la visita que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, efectuará a Rusia el próximo 9 de mayo para participar en las ceremonias de conmemoración del 60 aniversario del fin de la II Guerra Mundial.

Pero la secretaria de Estado, una académica especializada en Rusia y que en sus tres meses al frente de la diplomacia de EEUU ha dejado clara su propia impronta, ha apuntado que el viaje tendrá también un importante contenido político.

Rice quiere advertir a las autoridades rusas acerca de los retrocesos en el proceso democrático, un asunto que ha enturbiado las relaciones entre las dos potencias y que ya planteó Bush en su última reunión cara a cara con Putin, el pasado febrero en Bratislava.

En particular, el Gobierno de EEUU ve con preocupación las medidas para limitar la libertad de prensa, la centralización de poder en el Kremlin y los intentos de Moscú por mantener su influencia en las repúblicas ex soviéticas.

“Mi mensaje será que nos beneficia a todos una Rusia que sea democrática, vibrante y próspera”, indicó el viernes la secretaria de Estado en un discurso ante la Asociación estadounidense de Directores de Periódicos.

Según Rice, “nuestra relación con Rusia tiene un potencial enorme, y podremos conseguir aún más cosas juntos a medida que Rusia avance por el camino democrático”.

Pero Rice, como hizo Bush en Bratislava, se abstendrá de lanzar llamamientos directos al Gobierno ruso para que tome medidas concretas.

Washington no quiere arriesgarse a ofender a un aliado al que valora sobremanera en la lucha contra el terrorismo.

Por ello, la secretaria de Estado, que sostiene la teoría de que las aperturas comerciales favorecen las aperturas democráticas, llegará con ofertas para favorecer el ingreso de Rusia en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En la cumbre de Bratislava, los dos presidentes acordaron acelerar las negociaciones para tratar de llegar antes de fin de año a un acuerdo bilateral sobre el ingreso ruso en la OMC, y que Washington ayudaría a Moscú con las conversaciones multilaterales con ese mismo objetivo.

Otra de las metas de la secretaria de Estado en Moscú se retrotrae también a la reunión de Bratislava.

Rice quiere dar forma, durante su visita, al acuerdo suscrito entre Bush y Putin de cooperación bilateral en seguridad nuclear para prevenir que armas atómicas o material fisible puedan caer en manos de terroristas.

Los dos países cooperarán en el aumento de la seguridad de las instalaciones nucleares, con proyectos conjuntos hasta finales del año 2008, cuando se estudiarán posibles mejoras.

Tras su estancia en Moscú, la secretaria de Estado se desplazará a Vilna para asistir el miércoles a la reunión de ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica.

En esa reunión, Rice y el ministro español, Miguel Angel Moratinos, tienen previsto presentar conjuntamente la posición estadounidense y europea sobre Oriente Medio.

Además, los ministros de la organización analizarán el compromiso de la OTAN de entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes, en un momento en el que varios países -como Polonia u Holanda- han anunciado su retirada de Irak, así como las operaciones de la Alianza en Afganistán.

En paralelo, Rice asistirá a una reunión de la comisión OTAN-Ucrania, un país que aspira al ingreso en la Alianza tras la llegada al poder del pro occidental Víctor Yúschenko.

La secretaria de Estado también se reunirá, antes de regresar a Washington, con el presidente lituano, Valdas Adamkus, y el ministro de Asuntos Exteriores de ese país, Antanas Valionis.