Robots muestran más dificultades de lo esperado en Fukushima

1

Tokio. Sondas robóticas enviadas a uno de los reactores nucleares dañados en la central japonesa de Fukushima revelaron desafíos mayores de lo esperado para las tareas de limpieza emprendidas en la planta.

El robot “escorpión” de control remoto se envió el jueves a la vasija de contención del reactor de la Unidad 2 para investigar la zona en torno al núcleo que se fusionó hace seis años, indicó la operadora de la planta, Tokyo Electric Power Co.

Sin embargo, el dispositivo falló cuando ascendía entre los escombros radiactivos.    El robot, que llevaba un dosímetro y dos pequeñas cámaras, transmitió algunos datos e imágenes pero no pudo localizar el combustible nuclear fusionado, una información clave para determinar cómo retirar los escombros del reactor.

El robot quedó abandonado dentro de la vasija en un punto en el que no bloquee el acceso de otro dispositivo similar en el futuro.

En las últimas semanas, los primeros análisis han detectado daños estructurales en las rutas previstas para los robots y una radiación mayor de lo esperado, lo que implica que habría que revisar los diseños y sistemas de los robots.