¿Rosado y azul? Hay otras opciones

19_07_2017 HOY_MIERCOLES_190717_ ¡Vivir!4 C

En esta temporada de vacaciones los niños están en casa y nos ponen a pensar en los espacios para ellos. Hace unos años la idea de una habitación para un niño empezaba con el color azul y el rosado era definitivamente el color para las niñas.
Hace tiempo que esas tradiciones cambiaron, en las habitaciones infantiles desfilan muchos colores y patrones. Desde el tema de animales que puede ir a la granja o a la selva, hasta una noche en París donde el negro es un protagonista. Podemos llevar a nuestros chiquitos por aventuras en el espacio hasta las entrañas del fondo marino y aplica a ambos sexos.
La diferencia radica en la suavidad de los contornos y la ligereza tanto en los muebles como de los accesorios. Hoy en día vemos muebles sencillos, líneas simples y mucho color blanco proveniente de una influencia escandinava que está marcando muchas tendencias den decoración.
En el blanco encontramos paz, armonía y la inocencia infantil. Los expertos en color aseguran que favorece a la imaginación y a las actividades intelectuales de los pequeños. El gris es otro tono muy usado en la actualidad pues su propiedad neutra le permite combinaciones y estilos muy diversos.
Las nuevas habitaciones infantiles son despejadas y tranquilas dándoles a los niños el protagonismo, donde puedan explorar y descansar. Si ya están en edad lo ideal es permitirles colaborar con la decoración de su dormitorio pues es necesario que puedan expresarse y su habitación es un lugar indicado para que plasmen su personalidad y gusto.
Los cremas también se han apropiado de las paletas de color en estancias infantiles, al igual los verdes y morados en sus distintas tonalidades. Si bien pensamos que para un recién nacido lo mejor es una habitación en colores suaves para transmitir tranquilidad, no es menos cierto que es una etapa que pasa rápido y podemos ir acentuando a colores más vivos que despierten la imaginación y el interés de los pequeños.
Elementos como las tiendas indias se están utilizando mucho pues les permiten divertirse, igualmente las paredes con pizarra para que la creatividad y la diversión estén presentes.
Los niños crecen rápido y sus intereses y necesidades cambian a la misma velocidad, es precisamente por esto que los nuevos diseños para los peques son cada vez más prácticos. Hoy queremos dinosaurios o princesas y mañana ballet y piratas. Es por lo que la recomendación va a los colores neutros y mobiliario funcional, así es mucho más sencillo incorporar algunos complementos con los detalles de la etapa de desarrollo en que se encuentre el infante.
Podemos ir saliendo del rosa y azul para categorizar las habitaciones de los niños, hay un mundo de posibilidades para explorar y si no los quieres soltar del todo trata combinándolos con otros tonos, puede resultar interesante y ¿por qué no? divertido.