Royal y Sarkosy van tras votos

PARIS (AFP).- El conservador Nicolas Sarkozy y la socialista Ségolène Royal, que disputarán la segunda vuelta de las presidenciales francesas el 6 de mayo, se mostraron confiados de su victoria ayer, lunes, pero tendieron su mano al centrista François Bayrou, tercera fuerza más votada el domingo.

“Quiero una República fraterna y unida (…) No necesitamos estar de acuerdo en todo si estamos de acuerdo en lo esencial”, declaró Sarkozy en un mitin en Dijon (centro-este).

Subrayando de nuevo su deseo de ser “el presidente de todos los franceses”, el candidato conservador, de 52 años, que consiguió 31,18% de los votos en la primera vuelta, aseguró que los que no votaron por él el domingo pero “comparten los valores de la identidad nacional, el trabajo, el mérito, el civismo y la justicia republicana”, tienen un lugar a su lado.

“Quiero ser el candidato de la apertura de espíritu, que será capaz de tener en cuenta las motivaciones del otro, que admite que el otro puede tener razón”, clamó sin nombrar directamente al candidato de centro.

François Bayrou consiguió un 18,5% de los votos el domingo y se convirtió en el árbitro de la segunda vuelta, donde su electorado es codiciado tanto por Royal como por Sarkozy.

“Estoy disponible para hablar del futuro de Francia con aquéllos que durante la campaña desearon un cambio y renovación política”, declaró Royal, de 53 años, que consiguió un 25,87% de los votos el domingo, en un mitin en Valence (sur).

La candidata socialista, que llamó por teléfono al líder centrista el lunes, se mostró abierta “a un debate abierto y útil” con Bayrou. Según Royal, Francia “sólo ganará con esta apertura de ideas” presidida por una “voluntad de renovación” que en ningún caso sería una “alianza”.

Hasta ahora, el candidato centrista no dio ninguna instrucción de voto a su electorado. “No hay dos campos en esta segunda vuelta, no hay dos partes una frente a otra, no hay derecha o izquierda: hay un sólo pueblo, el francés y una sola Historia”, insistió Sarkozy, subrayando que no se prestará a “negociaciones o regateos” ni traicionará a los 11 millones de franceses que le votaron el domingo.

Ambos candidatos son conscientes de necesitar el apoyo de Bayrou para imponerse el próximo 6 de mayo. Según los sondeos, Sarkozy es no obstante el favorito de esta segunda vuelta, donde conseguiría entre un 52% y un 54% de los sufragios.