Rozando la malla
Rabia y lástima a la vez

Me apena ver como los casos federativos se resuelven.

Me apena ver cómo se juega con los dirigentes, atletas, entrenadores, masajistas, médicos, periodistas y el público en general.

Me apena ver cómo las decisiones que deben tomarse en el deporte son “echadas en un saco roto” y se juega al tiempo.

Me apena ver cómo muchos dirigentes deportivos se hacen de la vista gorda.

Me apena ver cómo algunos federados tienen temor a ser medidos con la misma vara.

Me apena ver cómo se violan los estatutos de federaciones de una manera increíble y acomodaticia.

Me apena ver cómo para cada crisis se recurre a los organismos internacionales para buscar la soluciones a casos que son totalmente locales.

Me apena ver como los victimarios se convierten en víctimas y las víctimas se convierten en victimarios.

Me apena ver cómo las palabras de hombres serios ruedan por los contenes.

Me apena ver cómo tratan de tomar de “tontos útiles” a ingenieros, abogados, periodistas,  médicos y no pasa nada.

Me apena ver como los “guruses” del Deporte actúan a sus anchas. Dictan justicia cuando  quieren y a su modo. No importa  si violan estatutos o se atropellan carreras dignas en el deporte.

Me apena ver la simulación y doble cara de mucha gente que dicen que son honorables.

Me apena ver como los procesos eleccionarios en el deporte se manipulan, se favorecen y se perjudican sectores de manera alegre.

Me apena ver como muchos dirigentes deportivos trabajan sin pensar en los atletas dominicanos.

Me apena ver como muchos dirigentes cuando se gana una medalla, van a los sitios a colocar preseas y dar “besitos de felicitaciones”.

Me apena ver como amigos que duran años juntos, se echan al olvido como si nada hubiese pasado.

Me apena tener que escribir de esta forma.

Me apena, me da mucha pena. Se lo aseguro.