Rumbo al Mundial Brasil. Australia buscar superar el 2006

Australia, llega a Brasil, sin tener un pasaporte de favorita, pero sí como muchas ilusiones de realizar un mejor papel en las tres oportunidades anteriores que ha visto acción en el máximo evento deportivo del mundo, en esta ocasión se llevará a cabo en Brasil.

Sin muchos nombres, pero sí con jugadores que van con el objetivo de superar su actuación del 2006, donde alcanzaron los octavos de finales. Cuarta presencia de Australia en un Mundial, tercera consecutiva. Los octavos de final que alcanzó en 2006 continúan siendo su mejor actuación y las perspectivas con las que acude a Brasil no permiten pensar que pueda igualarla. Acechada por Jordania, la irregularidad en la fase de clasificación de Australia, que mantiene un bloque veterano, le obligó a jugarse el pase en el último partido. Joshua Kennedy, un suplente que acabó como máximo realizador del equipo, logró el tanto que selló el billete australiano al Mundial. Asegurada la clasificación, el técnico alemán Holger Osieck fue destituido y reemplazado por el australiano Ange Postecoglou.

Australia puso fin a 32 años de ausencia de la gran cita mundialista con su emocionante clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™, tras haber debutado en ese mismo país tres décadas antes

El camino a Brasil 2014. Después de sellar su billete para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, dos jornadas antes del final de la competición preliminar, Australia afrontó la que ha sido su segunda fase de clasificación mundialista desde que se cambió a la AFC con el objetivo de volver a lograr el pase con comodidad. Sin embargo, el camino hacia Brasil 2014 no resultó fácil para los Socceroos, que tuvieron bajones de rendimiento y acabaron sufriendo para conseguir la clasificación.

Australia inició su andadura en la primera ronda de la competición con una sufrida victoria sobre Tailandia y una inesperada derrota a manos de Omán, lo que sirvió de aviso para el conjunto dirigido, hasta octubre de 2013, por el técnico alemán Holger Osieck. A pesar del decepcionante arranque, el combinado australiano se clasificó como primero de grupo para la siguiente fase, en la que volvió a las andadas al estrenarse con dos empates frente a Omán y Japón y una derrota ante Jordania por 2-1. Sin embargo, los Socceroos mantuvieron la calma , se metió en la lucha.

La estrella

Tim Cahill

Es la gran estrella de Australia, su gran referente dentro del campo, un futbolista que imprime carácter al grupo, incapaz de rendirse y que aporta llegada, presión y goles, en especial sorprendiendo desde la segunda línea. Pasó a la historia del fútbol de su país al convertirse en el primer jugador en marcar en un Mundial. Fue en 2006 contra Japón. Repitió presencia en Sudáfrica y en Brasil vivirá su tercera experiencia mundialista. Convertido a profesional en el Millwall, invirtió los mejores años de su carrera en el Everton y desde el verano de 2012 milita en el New York Red Bull de la MLS, será un jugador clave.

Ange Postecoglou

Será el primer entrenador australiano que dirija a su selección en un Mundial desde que Rale Rasic lo hiciera en 1974. Llegó al cargo con la clasificación para Brasil asegurada y con un contrato de cinco años. El Mundial será el primer paso de un proyecto que incluye la Copa de Asia 2015 que organiza Australia y la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Nacido en Grecia, pero criado y formado futbolísticamente en Australia, Postecoglou llega a la selección después de haber entrenado a South Melbourne, combinado Sub-20, Panachaiki griego, Brisbane Roar y Melbourne Victory.