Rumor de muerte Maradona estremeció argentinos

Buenos Aires. (EFE).- Un rumor sobre la muerte de Diego Maradona, desmentido a media tarde, estremeció ayer a los argentinos, a poco de cumplirse un mes de su ingreso hospitalario por una hepatitis tóxica aguda que le ha causado el consumo de alcohol.

Su ex esposa, Claudia Villafañe, su médico personal Alfredo Cahe, un portavoz de la clínica psiquiátrica en la que está ingresado y un jefe policial fueron los encargados de rechazar la versión y asegurar que el ex futbolista “está bien”.

El rumor, cuya procedencia se desconoce, llegó a la casa de Gobierno, lo que impulsó al presidente argentino, Néstor Kirchner, a pedir información sobre el asunto al ministro de Salud, Ginés González García.

“Por suerte, está vivo”, dijo el comisario Héctor Hugo Luca, jefe de la policía en la jurisdicción en la que está situado el centro médico, después de entrevistarse con su director.

“Los responsables de la clínica están muy molestos por este acoso de la prensa en base a un rumor infundado. El que lo inventó es un idiota”, dijo el funcionario policial frente ante una multitud de periodistas movilizados ante las alarmantes versiones sobre la salud del ex jugador, de 46 años.

Algunos medios de comunicación indicaron que Maradona había sufrido una crisis cardíaca.

Claudia Villafañe, que no tiene contacto con la prensa desde hace varios años, afirmó que “Diego está perfecto, no tiene nada y se encuentra en excelente estado de salud”, en declaraciones a la agencia estatal argentina de noticias Télam.

Hace pocas semanas un diario italiano publicó un rumor similar al de hoy, desmentido por el propio Maradona.

En aquella ocasión el ex futbolista se manifestó “muy enojado” con esa versión. “No se puede dar una noticia así. A mi madre, que tiene 80 años, le puede dar un infarto”, dijo esa vez.

Diego Maradona, que no recibe visitas y que no podrá hacerlo al menos durante dos semanas, comenzó el sábado pasado un tratamiento en la clínica psiquiátrica Avril para combatir su adicción al alcohol que podría durar dos meses.

La clínica advirtió cuando fue ingresado que no difundirá informes médicos como lo hicieron los sanatorios Güemes y De los Arcos, donde fue asistido desde el 28 de marzo pasado.