Rusia, a la espera de una llamada de Al Asad para intervenir en Siria

Rusia

Moscú. Rusia parece estar a la espera de que el líder sirio, Bachar al Asad, le pida oficialmente ayuda para intervenir militarmente en el país árabe y defender al régimen de la amenaza del Estado Islámico.

El Kremlin ha dejado claro que sólo desplegará sus tropas en el extranjero por segunda vez en su historia tras la guerra de Osetia del Sur, en 2008, “exclusivamente a petición y de acuerdo con las autoridades sirias o los Gobiernos de otros países de la región”.

Y siempre que se trate “de ayudarles en la lucha contra el terrorismo”, en referencia a los grupos yihadistas que controlan ya más de la mitad de Siria y han desatado el terror desde Yemen a Irak.   Al Asad podría dirigirse al presidente ruso, Vladímir Putin, en virtud del acuerdo de amistad y cooperación suscrito por ambos países en 1980, cuando su padre, Hafez, dirigía con mano de hierro el régimen sirio, señalan los expertos.

Uno de los puntos del acuerdo señala que, en caso de que “surja una situación que amenaza la paz y seguridad”, las partes “entablarán de inmediato contactos para coordinar sus posiciones y su cooperación para eliminar las amenazas y restablecer la paz”.   El documento no contempla la defensa mutua en caso de agresión, pero sirve de marco jurídico para la firma de acuerdos concretos por la vía de urgencia para el despliegue de tropas de asalto.

En caso de que se tratara de una operación especial y no incluyera la movilización de un gran número de tropas, Putin ni siquiera tendría que recibir autorización del Parlamento, como sí ocurrió en marzo de 2014 en el caso de Crimea.   “Para no tener que combatir con ellos aquí (en Rusia), hay que derrotarles allí”, en Siria, señalan los expertos, ya que Moscú maneja informes sobre los planes de los yihadistas de atacar objetivos en Rusia, Europa y Asia Central.

Militares e instructores rusos ya asesoraron al Ejército sirio en las guerras contra Israel en 1967 y 1983, aunque no participaron directamente en los combates.