Saca ventaja en comicios El Salvador

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/71ABA990-85E6-4D14-9283-74B45EFF2BA8.jpeg

SAN SALVADOR (AFP).- El derechista Elías Antonio Saca se proclamó ganador de las elecciones presidenciales en El Salvador, al tiempo que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció la noche del domingo que el candidato de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, en el poder) obtenía 59,99% de los votos, escrutado el 36% de actas electorales.

El presidente del TSE, Sergio Mena, dijo el oficialista Saca se imponía al candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Schafik Handal, quien obtenía un 32,87% de los sufragios.

“Los resultados difícilmente van a cambiar”, dijo Mena, durante un mensaje a la nación salvadoreña, en alusión a la diferencia de 27,12% que Saca tenía frente a Handal.

Una hora antes, Saca, un empresario radiofónico de 39 años, se había proclamado como presidente electo de El Salvador, destando la euforia de sus seguidores.

“El Salvador habló en las urnas. La gente decidió y éste fue el veredicto. No hay odios ni rencores, es el momento de pedirle a Dios sabiduría”, dijo Saca durante un discurso pronunciado en el hotel Radisson, donde estableció su sala de prensa, el cual se basó en los reportes de los fiscales de ARENA en las mesas de votación.

Inmediatamente después de concluida la votación, ya ARENA se había proclamado vencedora con más del 50% de los votos, con base en sus propias encuestas de boca de urna.

“Ganamos las elecciones con más del 50% (de los votos válidos). Es un gane en primera vuelta, por el momento no podemos dar cifras exactas, pero las daremos posteriormente”, afirmó el jefe de campaña de la agrupación, René Figueroa, en una conferencia realizada en el centro de cómputo de ARENA.

Para ganar las elecciones en primera vuelta, Saca necesitaba obtener la mitad más uno de los votos válidos pues, de lo contrario, la contienda tendría que dirimirse en una segunda vuelta entre los dos más votados.

Sin embargo, el FMLN rechazó de inmediato la proclamación de triunfo ARENA y aseguró que se trataba de “un gesto desesperado” de la derecha gobernante para presionar al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Rechazamos esa declaración, tenemos datos que nos indican los contrario”, dijo a la AFP el jefe de Comunicaciones del FMLN, Hugo Martínez.

Tras el cierre de las urnas, a las 17H00 locales (23H00 GMT), surgieron contradictorios sondeos a boca daban a la gobernante ARENA y al opositor FMLN la victoria de los comicios, los cuales concluyeron sin incidentes a las 17H00 locales (23H00 GMT) de este domingo y contaron con una afluencia masiva de votantes.

El TSE reportó que en las elecciones se registró una participación del 70% de los 3,4 millones de salvadoreños llamados a votar, informó el presidente de la entidad, Sergio Mena.

“Es una participación histórica, cerca de un 70% de salvadoreños votaron en las elecciones. Esto es muy importante por cuanto el presidente que resultó electo lo hará con una gran representatividad”, aseguró a la prensa Mena.

El funcionario explicó que en las elecciones legislativas de marzo del 2003, el porcentaje de ausentismo se ubicó en 58,45%, mientras que en los comicios presidenciales de este domingo el ausentismo será de un 30%.

Poco después de concluidas las votaciones, unidades antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, armados con escopetas de balas de goma y granadas de gas lacrimógeno, tendieron un anillo de protección en torno al centro de cómputo del TSE, ubicado en un hotel capitalino.

Los policías establecieron barricadas de alambre navaja en los accesos al centro de operaciones de la entidad en el hotel Radisson, ubicado en el sector oeste de la capital, en un hecho inusual en los procesos electorales de esta nación centroamericana.

Asimismo, policías revisaban los vehículos que ingresaban al sitio con aparatos para detectar explosivos, según pudieron observar los periodistas.

Durante los comicios, más de 17.000 policías se desplegaron en todo el país para garantizar el orden, mientras que observadores internacionales y locales supervisaron el desarrollo del proceso.