Sacan 400,000 toneladas de basura del río Ozama

http://hoy.com.do/image/article/106/460x390/0/2E3AC184-06DB-4098-9E59-2C162D27A380.jpeg

POR ODALIS MEJIA
Unas 400,000 toneladas métricas de desechos sólidos han sido recogidas en el río Ozama, específicamente donde se reconstruye la terminal Don Diego, como parte de la remodelación del puerto de Santo Domingo, que según sus promotores comenzará a funcionar en el próximo mes de octubre a propósito de la temporada de cruceros.

La limpieza del río ha sido una de las tareas más arduas del proyecto, ya que uno de los requisitos para la entrada de grandes cruceros es que haya una profundidad de unos 11 metros y en la actualidad se encuentra en alrededor de ocho, debido a la gran cantidad de basura y lodo que tiene el afluente.

El proyecto de reconstrucción del puerto de Santo Domingo, con una inversión estimada en US$400 millones, contempla la construcción de una marina con capacidad para 550 embarcaciones de diferentes dimensiones, un puerto, un club náutico, 1,500 apartamentos de lujo y un hotel de 900 habitaciones. La empresa Inversiones Turísticas de Sans Soucí es la responsable de esas obras.

Al presentar los avances de la construcción del puerto, Randolfo Rijo y Ramón Benítez, gerente de operaciones y director de la terminal, explicaron que además del dragado para permitir la aeronavegabilidad en el río, existiría otro permanente para evitar que la sedimentación afecte de nuevo ese  afluente.

Indicaron  que se contempla un plan de control de desechos sólidos con la instalación de grandes receptáculos donde se colectará la basura para luego ser depositada en los vertederos, además de otro para el manejo de las lilas. Dijeron que uno de los componentes del programa de limpieza es la orientación de los residentes  en la ribera del Ozama para que no lancen desperdicios hacia el río.

Para esto, explicaron, se han desarrollado encuentros con las juntas de vecinos a quienes se ha expresado la posibilidad de instalar un recolector de basura estacionado en el río, ya que en algunos barrios es imposible la penetración de camiones.